Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Mas pide un plan anticrisis y ve irrelevante a Montilla en la economía española

EFE ·01/10/2008 - 11:14h

EFE - El portavoz de CiU en la Cámara Baja, Josep Antoni Duran i Lleida, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Congreso de los Diputados.

El presidente de CiU, Artur Mas, ha planteado hoy la necesidad de impulsar un plan contra la crisis en Cataluña y ha reprochado el papel "irrelevante" del actual gobierno de la Generalitat en la orientación de la política económica del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

En su intervención de inicio de la segunda jornada del debate de política general en el Parlamento catalán, Mas ha contrapuesto la influencia que ejerció Jordi Pujol en los años noventa sobre la política económica estatal a la "inexistencia" actual de la Generalitat en este campo.

"¿Dónde está el presidente de la Generalitat desde el punto de vista del proyecto económico a nivel catalán y estatal? Literalmente, no existen en política económica, no son referente, nadie les tiene en cuenta para casi nada", ha denunciado.

Para paliar los efectos de la crisis en la que se sumerge la economía catalana, Mas ha ofrecido sus recetas: un "plan de lucha contra la inflación", un "programa potente de infraestructuras que se ejecuten", un "programa serio de exportación" para compensar el actual déficit comercial, un "gran plan de energía", un "programa de incentivos fiscales" que prevea rebajas para las familias y las empresas, además de un programa de lucha contra el paro.

Mas ha criticado el déficit en política social del que a su juicio adolece el gobierno, incapaz de aplicar debidamente una ley de la dependencia que está demostrando ser "un desastre monumental", o permitiendo que el curso escolar en Cataluña empiece con 1.000 barracones, "el doble que en 2003", y sin el número prometido de nuevas guarderías.

En cuanto a la futura ley de educación, ha reiterado su mano tendida al gobierno de la Generalitat para impulsarla, a condición de que sea una norma que CiU no tenga que "cambiar" cuando gobierne, aunque ello implique que alguno de los socios de gobierno del PSC se desmarque del acuerdo final.

También se ha mostrado dispuesto a firmar el pacto nacional por la investigación, el desarrollo y la innovación, mientras que, en cuanto al pacto de infraestructuras, ha criticado que el gobierno catalán no haya sido capaz de pactar "ni una sola carretera".

Sobre la transferencia de Cercanías de Renfe, ha exigido que se acuerde con el Gobierno español su "traspaso entero, no sólo el funcionamiento de los trenes, sino también las infraestructuras".

Mas ha buscado poner en aprietos a Montilla al exigirle que dé a conocer la liquidación del presupuesto del Estado en inversiones en Cataluña en 2007, dato que tenía que haber recibido antes del 30 de junio, pero el presidente de la Generalitat no lo ha revelado.

También ha echado en cara al gobierno su gestión de la reciente sequía que azotó Cataluña, en la que a su juicio hizo el "ridículo": "Suerte tenemos de la Moreneta y de la santa paciencia de los catalanes", ha ironizado.

Montilla ha rebatido con cifras todas las críticas vertidas por Mas, no sin recordarle que, a diferencia de la crisis de 1993, ahora más que nunca las causas de la actual situación económica "vienen de fuera", en un mundo aún más globalizado.

En la crítica de CiU al aumento de barracones, Montilla ha afirmado que con el actual Govern los barracones tienen una vida media de 1,4 años, mientras que a CiU le duraban casi cinco años hasta pasar a los alumnos a un centro escolar ya edificado.

En materia educativa y pese a no alcanzar la cifra aún prometida en guarderías, Montilla ha recordado que en los últimos cinco años se ha pasado de 23.833 plazas a las 43.158 actuales en servicio.