Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Mas exige a Montilla extender a Madrid la unidad catalana en financiación

EFE ·01/10/2008 - 11:14h

EFE - El portavoz de CiU en la Cámara Baja, Josep Antoni Duran i Lleida, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Congreso de los Diputados.

El presidente de CiU, Artur Mas, ha advertido hoy al presidente de la Generalitat, José Montilla, de que la "unidad real" de las fuerzas políticas catalanas en financiación pasa por pactar unos objetivos comunes y defenderlos conjuntamente, "hasta las últimas consecuencias", también en las Cortes Españolas.

En su intervención de inicio de la segunda jornada del debate de política general en el Parlamento catalán, Mas ha dado réplica al discurso de ayer de Montilla, que pidió a CiU unidad en torno a la propuesta en financiación del gobierno catalán y le reclamó no caer en "maximalismos", ya que la Generalitat está dispuesta a alcanzar un buen acuerdo con el Estado "con todas sus consecuencias".

El ofrecimiento formulado hoy por Mas se basa en garantizar la "unidad real" de los partidos políticos catalanes, a partir de fijar unos "objetivos comunes", ceñidos a la letra del Estatuto, y diseñar una "estrategia común en Madrid, hasta las últimas consecuencias".

Los socialistas catalanes, según Mas, deben estar dispuestos a rechazar en Madrid un mal acuerdo de financiación si la negociación con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no da sus frutos.

Mas considera que los 25 diputados del PSC en el Congreso deben plantar cara al PSOE cuando haga falta y ejercer su fuerza para defender los intereses catalanes: "Es bueno saber qué diputados en Madrid están al lado de Cataluña y qué diputados no lo están tanto".

"La unidad formal es muy bonita y nosotros no la romperemos. Pero la unidad real pasa por fijar unos objetivos en Cataluña, ir juntos a Madrid y utilizar todos, ustedes también, nuestros diputados en las Cortes, pase lo que pase", ha dicho Mas, que rechaza dar un "cheque en blanco" a Montilla para negociar con el Gobierno español.

Artur Mas, que en contraste con Montilla no ha leído su discurso, ha argumentado que el riesgo que asume CiU desde la oposición al estar dispuesta a ponerse al lado del gobierno de la Generalitat en el tema de la financiación debe tener su contrapartida, es decir, los socialistas catalanes deben asumir el riesgo de votar diferente del PSOE en Madrid en defensa de los intereses de Cataluña.

"Si esto sale bien, y yo deseo que salga bien, quien se apuntará el principal tanto político será usted, pero el tanto real se lo apuntará el país", ha afirmado dirigiéndose a Montilla.

La propuesta de financiación que a su juicio deben defender las fuerzas políticas catalanas en Madrid debe basarse en al menos seis puntos clave, entre ellos pactar una cifra de dinero adicional que debe recibir Cataluña con el nuevo sistema, una suma que servirá como termómetro, al final de la negociación, para valorar si el acuerdo que ofrece Rodríguez Zapatero vale la pena o no.

Mas se ha comprometido a mantener en secreto la cifra que pacte con el gobierno catalán, para "no dar ventaja" a los negociadores del Gobierno español, y le ha preguntado a Montilla si "tiene confianza" en CiU para ir juntos en el tema de la financiación.

También ha exigido cuantificar lo que debe el Gobierno español a la Generalitat "por las decisiones que ha tomado unilateralmente y que comportan más gasto o menos ingresos" para Cataluña.

Además, la propuesta de financiación que quiere pactar CiU debe incluir la "garantía de que la solidaridad no hará perder a Cataluña posiciones en el ránking de renta per cápita", de acuerdo con el principio de ordinalidad: "Nos lo deben compensar con dinero o con un porcentaje de impuestos, a través de un mecanismo automático".

Otros puntos clave para Mas son respetar íntegramente ya a partir de 2009 la cesta de impuestos para la Generalitat prevista en el Estatuto, crear un consorcio tributario paritario Estado-Generalitat que recaude todos los impuestos cedidos total o parcialmente y considerar que el Estatuto está legalmente por encima de la LOFCA.

Según Mas, "costó tanto" tirar adelante el Estatuto que "ahora no podemos bajar ni un escalón, porque los escalones ya se bajaron" en la negociación del texto estatutario.