Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Los primeros observadores de la UE entran en Georgia

Reuters ·01/10/2008 - 10:00h

Las primeras patrullas de observadores europeos que supervisarán el alto el fuego entre Rusia y Georgia entraron el miércoles en la zona que rodea la región separatista georgiana de Osetia del Sur.

Sin embargo, aún no está claro si los observadores tendrán acceso completo a la zona intermedia entre las áreas bajo control ruso y georgiano.

Según las autoridades rusas y europeas, aún no existe un acuerdo sobre el acceso de los observadores, desplegados como parte del acuerdo de alto el fuego alcanzado tras una breve guerra el pasado agosto, y que también contempla la retirada de las tropas rusas.

Una reportera de Reuters que viajaba con una patrulla de la UE informó de que los vehículos fueron detenidos en un control de carretera ruso en el límite de la zona intermedia, aunque se les permitió el paso tras unos 10 minutos de discusiones.

Rusia, que envió su ejército para aplastar un intento georgiano de recuperar Osetia del Sur, ya ha dicho que los observadores no podrán entrar en la región separatista, y considera que no es necesario porque sus tropas mantienen la seguridad.

"Hemos recibido garantías del lado ruso a nivel político de que podremos hacer estas patrullas (en las zonas intermedias)", dijo el jefe de la misión civil europea, Hansjörg Haber, al comenzar su trabajo el miércoles por la mañana.

"A nivel militar, esto se entiende de forma diferente", añadió, indicando que el Ejército ruso ha dicho que aún sigue temiendo por la seguridad de los observadores.

DIEZ DÍAS PARA RETIRARSE

De acuerdo al acuerdo de alto el fuego, las tropas rusas que han estado en las zonas cercanas a Osetia del Sur y Abjasia desde la guerra deben retirarse en los 10 días posteriores al despliegue de los observadores europeos.

Un testigo dijo a Reuters que otra patrulla europea de dos vehículos entró en la región, en la localidad de Karaleti.

Este pueblo se encuentra en la autopista principal que lleva a Osetia del Sur desde el sur, y forma parte de una zona por la que rondan grupos paramilitares que saquean y atacan pueblos de población georgiana desde la guerra, según grupos de derechos humanos.

El Ejército ruso dijo el martes que los observadores civiles desarmados sólo podrán llegar hasta el límite de las zonas intermedias adyacentes a Osetia del Sur, aunque aclaró que Rusia no está bloqueando el acceso.

La misión europea espera coordinar una retirada "paso a paso" de las tropas rusas y un regreso simultáneo de la policía georgiana a la región, para evitar un vacío de seguridad que podrían aprovechar los grupos armados.