Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Nuevas inundaciones elevan a cien número de muertos en últimas 3 semanas

EFE ·12/11/2007 - 13:14h

EFE - Al menos 18 personas han muerto el fin de semana, lo que eleva a cien el número de víctimas por las riadas en las últimas tres semanas. En la imagen, turistas occidentales toman fotografías de varios vietnamitas navegando por una calle inundada en bote en Hoi An (Vietnam) el 1 de noviembre pasado.

Las nuevas inundaciones ocurridas durante el fin de semana en el centro de Vietnam causaron la muerte de al menos 18 personas, lo que eleva a cien el número de víctimas mortales por las riadas en las últimas tres semanas, informaron hoy fuentes oficiales.

Esta vez, la provincia más dañada fue la de Binh Dinh, donde se registraron seis víctimas mortales y 800.000 residentes quedaron aislados y sin servicio de teléfonos y suministro eléctrico, según Vo Than Tien, portavoz del departamento provincial de gestión de desastres.

Tien admitió que le está resultando muy difícil a los equipos de emergencia llevar ayuda y alimentos a los damnificados, pues "hay agua por todos lados".

Doce personas perdieron la vida en las otras tres provincias afectadas, en una de las cuales se encuentra la ciudad histórica de Hoi An, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Hasta 500 viviendas de Hoi An han quedado casi cubiertas por el agua y la situación allí es "muy peligrosa", aseguró el alcalde, Le Van Giang.

Por otra parte, el Ejército vietnamita busca a unos 5.000 cocodrilos que escaparon de una granja en la provincia de Khanh Hoa, después de que las riadas anegaran el complejo.

La administración provincial indicó que hasta el momento han capturado una decena de reptiles y matado a al menos once, y han contado con la colaboración de civiles que han colaborado en las operaciones de rastreo.

El pasado sábado, los animales aprovecharon la crecida de las aguas tras las lluvias torrenciales para escapar de la granja, que se dedica a la venta de carne y piel de cocodrilo, que se consume habitualmente en varios países de Asia.