Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Responsables políticos y futbolísticos estudian medidas ante disturbios

EFE ·12/11/2007 - 13:24h

EFE - Detalle del estado de la entrada del palacio Coni, cerca del estadio Olímpico de Roma, después de que hooligans atacaran a policías de la ciudad donde se disputaba el partido de la Liga A entre los equipos de Roma y Cagliari y que fuera cancelado por la muerte de un aficionado del Lazio.

La violencia en el fútbol, tras los graves incidentes registraros en Italia tras la muerte de un hincha por un disparo presuntamente de un policía, son analizados hoy en una reunión del Observatorio nacional sobre manifestaciones deportivas, que reúne a representantes políticos y futbolísticos.

En la reunión, que comenzó esta mañana en la sede del Ministerio de Interior, participan el presidente de la Federación Italiana de Fútbol (Federcalcio), Giancarlo Abete, y el presidente de la Liga de Fútbol, Antonio Matarrese.

En la reunión se examinarán las eventuales medidas a adoptar tras la muerte del seguidor del Lazio Gabriele Sandri y los graves incidentes registrados en varias ciudades, entre ellas Roma.

Además, está previsto que el ministro de Interior, Giuliano Amato, informe mañana a la Cámara de Diputados sobre la muerte de Gabriel Sandri, seguidor del Lazio, y la posterior reacción violenta.

El Observatorio fue creado por el Ministerio del Interior dentro del conjunto de medidas adoptadas la pasada primavera para frenar la violencia en fútbol, tras la muerte de un agente de Policía en febrero por enfrentamientos con hinchas violentos.

En la capital italiana se registraron anoche escenas de auténtica "guerrilla urbana" protagonizadas por aficionados "ultras" en los aledaños del estadio Olímpico, tras la suspensión del partido de liga entre el Roma y el Cagliari, como respuesta a la muerte del joven seguidor del Lazio.

Los enfrentamientos de Roma se saldaron con 40 agentes de policía heridos que tuvieron que ser atendidos en centros hospitalarios, el más grave por un golpe en el hígado con una barra de hierro.

Además, los agentes practicaron tres arrestos, dos chicos y una chica, acusados de devastación, saqueo, daños, lesiones e incendio.

La Fiscalía de Roma incluirá el agravante terrorismo en las acusaciones contra los tres detenidos, según informo la agencia italiana Ansa.