Miércoles, 1 de Octubre de 2008

África debe trabajar en su lucha contra la malaria, según MSF

Reuters ·01/10/2008 - 06:05h

Los países africanos podrían salvar más vidas si combatieran la malaria, una de las enfermedades más letales del mundo, con atención médica gratuita y el uso de las pruebas diagnósticas veloces rápidas que ya existen, según dijo el martes la organización sin ánimo de lucro Médicos Sin Fronteras (MSF).

En un informe sobre su trabajo en Sierra Leona, Chad y Mali, el grupo internacional de médicos señaló que existen herramientas efectivas para tratar la malaria, pero que pocos pacientes tienen acceso a ellas, y añadió que se necesitan estrategias más amplias para luchar contra esta enfermedad.

Meinie Nicolai, directora general de MSF en Bruselas, señaló que las pruebas rápidas de diagnóstico de la malaria y la financiación para tratar la enfermedad existen, pero siguen siendo insuficientes.

"Empiezan a llegar a las tiendas fármacos más nuevos y efectivos, existen pruebas rápidas que pueden confirmar el diagnóstico en 15 minutos", aseguró Nicolai.

"Pero muchos esfuerzos están fracasando y las personas más afectadas y enfermas, fundamentalmente niños, aún no reciben el tratamiento que necesitan", añadió.

La malaria, una enfermedad que contraen los humanos debido a la picadura de mosquitos infectados, puede ser mortal.

Aproximadamente el 40 por ciento de la población mundial, en su mayoría habitantes de los países más pobres, corren el riesgo de contraer malaria.

La gran mayoría de las muertes por malaria se producen en niños pequeños de África, especialmente de zonas rurales con poco acceso a asistencia médica. En el continente africano muere un bebé cada 30 segundos como consecuencia de la malaria.

MSF indicó que aunque hay medicación y herramientas efectivas para diagnosticar y tratar la malaria, sólo el 3 por ciento de los niños que necesitan tratamiento efectivo recibe el tratamiento combinado basado en artemisina (ACT en su siglas en inglés).

"La disponibilidad de asistencia médica gratuita debería considerarse sistemáticamente en todos los proyectos relacionados con la malaria en zonas pobres", concluyó.

/Por Phakamisa Ndzamela/.*: