Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Balza justifica a la Ertzaintza ya que la labor de los artificieros no es una ciencia exacta

EFE ·12/11/2007 - 12:48h

EFE - Imagen de archivo del consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza.

El consejero de Interior del Gobierno Vasco, Javier Balza, afirmó hoy que la Ertzaintza no localizó en un primer momento la segunda bomba colocada por ETA en Getxo ya que, si bien los protocolos en la desactivación de explosivos de la policía vasca son "los de más alta calificación" de Europa, esta práctica "no es una ciencia exacta".

En una entrevista en ETB recogida por EFE, Balza justificó que los artificieros de la Ertzaintza no hubieran acordonado el área exterior de los juzgados de Getxo, donde ETA había anunciado la colocación de un explosivo y luego apareció una segunda bomba, ya que su actuación "no es una ciencia exacta" y la utilización de los perros para la detección de artefactos también "tiene una eficacia limitada".

Recordó que "no es la primera vez que pasa" que los terroristas coloquen trampas, incluso con "un resultado fatal" como ocurrió en Intxaurrondo, en San Sebastián, en 2000, donde, como ayer, hubo una segunda bomba y resultaron heridos un ertzaina y varios guardias civiles que desactivaban un artefacto del que sí se había avisado.

Balza aseguró que "la Ertzaintza es la policía de Europa con mayor experiencia en desactivación de explosivos ya que, por desgracia, llevamos muchos años trabajando en este terreno, pero los acordonamientos y los protocolos garantizan el 95 por ciento pero no el 100 por ciento" del éxito en la seguridad.

Relató que ayer el segundo explosivo "se detectó por el visionado de las cámaras de seguridad" del juzgado de Getxo, imágenes en las que se aprecia que los terroristas "habían colocado algo en una papelera", y luego fue localizado en una inspección y neutralizado.

Destacó que "los protocolos de seguridad que aplica la Ertzaintza son los de más alta calificación de toda Europa porque llevamos muchos años aplicándolos con el compromiso de lucha contra ETA".

El consejero explicó que "evidentemente" los agentes de la Ertzaintza son un objetivo de los terroristas y, por lo tanto, su seguridad "es una prioridad absoluta" del departamento de Interior.

Por ello, hay una comisión de seguridad en cada unidad de la Ertzaintza que analiza la situación concreta de la seguridad en su trabajo diario y propone medidas concretas que atiende el departamento, "pero no valen recomendaciones generales que tras este tipo de ocasiones realizan desde algunos sindicatos", criticó.

Javier Balza negó que uno de cada tres jóvenes que participa en grupos de violencia callejera pase a formar parte de ETA, como aseguró el ministro de Interior la semana pasada, y achacó esas estadísticas "a leyendas periodísticas".

Constató que "afortunadamente", gracias a la acción policial y a la cooperación en la lucha antiterrorista con Francia, "hoy en día es mucho más difícil que alguien pueda entrar en ETA y la organización ya no está en disposición de formar un gran ejército".

El consejo recordó que el Gobierno Vasco destina anualmente unos 100 millones de euros al conjunto de medidas para garantizar la seguridad de los colectivos amenazados.

"Para que vea la sociedad el daño que hace ETA, hay que decir que con ese dinero podrían duplicarse los servicio sociales en el País Vasco o tendríamos para hacer un Guggenheim al año", ilustró el consejero.

Detalló que en Euskadi hay 1.200 personas que deben de llevar protección, con escoltas proporcionados por el Ministerio de Interior y el departamento vasco.