Domingo, 11 de Noviembre de 2007

Carmen González: "Hay que imputar a los padres como inductores"

La adjunta al Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid defiende que se ahonde en el problema y se busquen "recursos específicos" para los menores rumanos de la Cañada Real

BEATRIZ LUCAS ·11/11/2007 - 06:30h

Aunque el Defensor del Menor tiene como fin proteger los derechos de la infancia en ocasiones, como en la Cañada Real, se encuentran con grandes dificultades para lograrlo. Carmen González reclama mayor contundencia policial  con los padres que inciten a los menores a robar.

Hay uno 50 niños en la Cañada que delinquen incitados por sus familias, no están escolarizados ni tienen cubiertos sus derechos básicos. ¿Por qué?

Es un problema difícil de abordar en el que estamos trabajando todas las instituciones. Hay pocas salidas. Como son menores de 14 años la policía no puede detenerlos así que o bien les devuelve al poblado o los llevan a centros de primera acogida de los que no tardan en escaparse o son recogidos por sus padres para que sigan llevando dinero a casa.

¿Por qué no les quitan la custodia a los padres?

Asumir la tutela de 200 niños es inabarcable, hay que evaluar cada caso en concreto. Tendría que probarse que los padres son los inductores del delito y también que su modo de vida les lleva a robar.

¿La Comunidad ha asumido alguna tutela?

De los niños más pequeños sío que se han asumido varias. Para ello hay que demostrar que los niños están en situación de desamparo porque la mayoría de las veces no lo están: les quieren, les alimentan y a veces sería peor para el menor sacarle de su hogar. La Administración no puede asumir la tutela de todos los hijos de delincuentes. No consiste en privar al niño del afecto familiar, sino en lograr que deje de robar.

¿Cómo se consigue?

Interviniendo en el poblado, fomentando que vaya al colegio, vigilar su salud, que los padres reciban formación, enseñarles a regularizar su situación y ayudándoles a insertarse en la sociedad.

Pero es evidente que no ha servido durante tres años y que la protección al menor ha fallado. ¿Por qué?

Porque no estaba pensado para esto, sino para menores que quedaban desamparados, sin familia... Estos son niños que delinquen de forma organizada, inimputables porque son muy pequeños, y que no encajan en el sistema de protección.

¿Qué solución propone entonces?

Habría que pensar en recursos específicos para abordar con más intensidad este problema concreto. Los centros que existen ahora son abiertos y los niños no se quedan el tiempo necesario para que se les brinde la atención sanitaria, educativa y especial.

¿Sería suficiente?

No. Desde la fiscalía de menores también se debería hacer una investigación a fondo para implicara a los padres como inductores y que pagasen por ese delito. Creo que si se les procesara, se pensarían dos veces el mandar a sus hijos a robar. Tendría un efecto aleccionador y disuasorio para que se planteasen otro modo de vida. Falta contundencia policial y mayor coordinación de las instituciones.

Noticias Relacionadas