Archivo de Público
Domingo, 11 de Noviembre de 2007

Para López Garrido, el PP debe tomar ejemplo de firmeza y unidad en la defensa de los españoles

EFE ·11/11/2007 - 12:36h

EFE - El responsable de Relaciones Internacionales de IU, Willy Meyer, ha criticado hoy la reacción del Rey ayer al mandar callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la Cumbre Iberoamericana.

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, dijo hoy que el Partido Popular "debe tomar ejemplo" de la "firmeza, unidad y contundencia" con que defendieron ayer los intereses "de todos los españoles" el Rey Juan Carlos y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

López Garrido, que asiste en Murcia a la clausura de un congreso de las Juventudes Socialistas, hizo estas declaraciones en relación al enfrentamiento producido ayer en Chile entre el presidente venezolano, y Don Juan Carlos y Rodríguez Zapatero al referirse el mandatario de Venezuela a José María Aznar como "fascista".

El portavoz socialista en el Congreso insistió en que el jefe del Estado y el presidente del Gobierno dieron ejemplo ayer de que la "mejor forma de defender los intereses de España" es hacerlo "desde la unidad y sin fisuras".

Afirmó que ambos, en respuesta a lo ocurrido con el presidente Hugo Chávez, y también con el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, dieron muestras de que "la unidad es la mejor forma de proteger los intereses más sagrados, como defender a cualquier persona que ha sido elegida democráticamente", en referencia al ex presidente Aznar.

López Garrido opinó que Hugo Chávez debería "arreglar los problemas de su país y no echar balones fuera mediante el insulto a los dirigentes democráticos".

Por otra parte, reprochó al PP que actúe "desde la crítica constante", insistió en que la actitud del Rey y de Zapatero tiene que ser "ejemplo" para este partido, y subrayó que "estando unidos se defienden los intereses de todos los españoles, incluyendo a quienes desprestigian la imagen de España".

Preguntado por la contundencia con que espetó Don Juan Carlos a Hugo Chávez, el dirigente socialista dijo que tanto el Rey como el presidente actuaron "respetando y haciendo respetar a los españoles", y agregó que "cuando se defendió a Aznar se puso de manifiesto que no hay ninguna distinción".

"Fue un ejemplo para todo el mundo", opinó López Garrido, quien calificó de "lamentable" lo ocurrido ayer teniendo en cuenta, además, "las relaciones de amistad y afecto" que unen a España con Iberoamérica.

Sobre las repercusiones que este incidente puede tener en las relaciones diplomáticas entre los dos países, el portavoz socialista negó que vayan a verse dificultadas a partir de ahora, y comentó que "cuando uno se pone en su sitio, es la mejor forma que hay para que las relaciones vayan bien, tanto políticas como económicas o diplomáticas".

Asimismo, señaló que el Gobierno español "hizo lo que debía hacer, en el momento en que debía", y aseguró que "cuando hay unas palabras inconvenientes con nuestro país ahí está siempre el presidente del Gobierno con el jefe del Estado".