Archivo de Público
Domingo, 11 de Noviembre de 2007

Zapatero cree que el incidente de la Cumbre no afectará a las relaciones con Venezuela

EFE ·11/11/2007 - 14:13h

EFE - El presidente del PP, Mariano Rajoy, al término de su intervención en un acto sobre inmigración organizado por su partido en Sevilla y durante el cual se refirió al incidente ocurrido ayer entre el Rey Juan Carlos y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, agradeció hoy la llamada que le hizo José María Aznar para agradecerle su defensa ante Hugo Chávez y dijo que las relaciones con Venezuela no se verán afectadas, aunque Mariano Rajoy opinó que el incidente es fruto de las "amistades peligrosas" del Ejecutivo.

Las reacciones políticas se sucedieron hoy después de que ayer el Rey y el jefe del Gobierno español se enfrentaran en la plenaria de la Cumbre iberoamericana con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a quien el Monarca llegó a espetar "¿por qué no te callas?" por sus críticas al ex presidente José María Aznar.

Fue en la recta final de la Cumbre cuando ocurrió ese incidente, que precedió a otro provocado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien con sus críticas a la empresa eléctrica española Unión Fenosa motivó que el Rey abandonara la reunión en señal de protesta por los ataques que se estaban vertiendo contra España.

Sin embargo, Hugo Chávez, lejos de callarse, replicó a Don Juan Carlos que "el Rey será Rey pero no me puede hacer callar".

"Allá él, pero reclamo respeto porque yo soy también un jefe de Estado y electo democráticamente", subrayó Chávez, quien reiteró todo lo que había dicho sobre Aznar.

Hoy Zapatero agradeció la llamada que le hizo ayer Aznar, quien le dio las gracias por defenderle ante Chávez, y consideró que ese tipo de gestos "contribuyen a mejorar el clima político".

En la conversación telefónica, según fuentes del Ejecutivo, Aznar le dijo que "lo cortés no quita lo valiente".

Además, Zapatero consideró que, a pesar del incidente registrado en la Cumbre iberoamericana, las relaciones con Venezuela no se verán afectadas.

Por parte del Gobierno, también habló hoy el ministro de Sanidad, Bernat Soria, quien aseguró que el incidente ha servido para demostrar que Zapatero "defiende a todos y cada uno de los españoles, en cualquier circunstancia y país".

El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, dijo que el PP "debe tomar ejemplo" de la "firmeza, unidad y contundencia" con que defendieron ayer los intereses "de todos los españoles" el Rey y el presidente del Gobierno.

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, señaló que el incidente registrado en la Cumbre ha sido fruto de las "amistades peligrosas" de Zapatero, al que pidió que busque sus aliados entre los gobernantes "occidentales, liberales y democráticos".

Afirmó que lo ocurrido "es fruto de una política exterior que ha dilapidado el prestigio y la influencia de España y ha renunciado a defender los intereses de España con la determinación exigida".

Tras agradecer el gesto del Rey en la Cumbre, consideró que la respuesta de Zapatero ayer "fue la adecuada, pero desgraciadamente llega muy tarde".

El líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, aplaudió la reacción del Rey y de Zapatero en defensa de la "dignidad" democrática e institucional española y añadió que espera que a partir de ahora el presidente sea consciente del "peligro" que supone Hugo Chávez.

La nota discordante la puso IU-ICV, que aseguró, a través de su portavoz en el Congreso, Joan Herrera, que el Rey "perdió las formas" al abandonar la reunión y hacer callar a Chávez después de que éste "describiera una realidad, pero de forma exagerada".

El responsable de Relaciones Internacionales de IU, Willy Meyer, criticó la reacción del Rey al mandar callar a Chávez y afirmó que si el Monarca en España "no puede mandar callar a un presidente, tampoco puede hacerlo fuera".