Domingo, 11 de Noviembre de 2007

El Udinese evita el liderato de la Fiorentina, en una jornada "negra" para el "calcio"

EFE ·11/11/2007 - 16:31h

EFE - Una joven, que sería seguidor del club italiano Lazio, murió hoy en una refriega entre hinchas de fútbol en un área de servicio en la autopista A1, cerca de la localidad de Arezzo.

El Udinese, con su triunfo en terreno del Fiorentina (1-2), evitó el liderato provisional del equipo florentino, mientras que el Juventus Turín salvó al final los muebles en Parma (2-2), en una jornada "negra" para el "calcio" por la muerte de un aficionado lacial a disparo accidental de un policía.

La duodécima jornada del máximo campeonato italiano de fútbol ya ha quedado señalada trágicamente para los anales. La muerte del aficionado lacial Gabriele Sandri en un área de servicio de Arezzo (Toscana) cuando acudía a ver el partido de su equipo en terreno del Inter de Milán, que luego fue aplazado, la ha marcado de forma definitiva.

Y es que, a la triste muerte de Sandri, han seguido reacciones más o menos violentas de "ultras" de otros clubes. De poco, pues, han servido las medidas de aplazar el Inter de Milán-Lazio, que el resto de partidos de la jornada comenzara con diez minutos de retraso y que jugadores y árbitros entraran con brazaletes negros.

Aficionados "ultras" han querido tomarse una dudosa justicia contra las fuerzas del orden y han protagonizado incidentes en otros campos, al grito de "asesinos, asesinos" dirigidos contra los policías, que han llevado a que la jornada sea más "negra" que "trágica".

El más afectado, tras el aplazado Inter-Lazio, ha sido sin duda el Atalanta-Milán, que sólo duró siete minutos. El tiempo que les bastó a los "ultras" bergamascos, que ya antes del inicio protagonizaron ataques contra la policía, para, primero, suspender momentáneamente el partido y, luego, aplazarlo de forma definitiva.

Un Atalanta-Milán que era especialmente esperado por propiciar la vuelta del brasileño Ronaldo Nazario de Lima a los terrenos de juego, tras la lesión muscular sufrida el último 31 de julio, que le impidió jugar partido oficial alguno esta campaña como milanista.

Pero que, con Ronaldo en el banquillo de suplentes, ha quedado marcado por haber sido suspendido por mero deseo de los "ultras" del Atalanta, que lanzaron bengalas tras el pitido inicial, rompieron vallas de protección e intentaron entrar en el terreno de juego.

Y, tras un primer parón e ir los jugadores locales a intentar calmarles, finalmente se paró de forma definitiva. Hubo, incluso, algún que otro jugador del Atalanta que, al retirarse a los vestuarios, aplaudió a los "ultras".

Algo similar a lo acontecido hace unos años cuando el derbi romano (Lazio, Roma) fue detenido y, después, aplazado, por decisión de los "ultras" ante las noticias (infundadas y no ciertas) de la presunta muerte de un niño atropellado por un vehículo policial minutos antes del partido y en las cercanías del "Olímpico".

Como también hoy aconteció en el Taranto-Massese, de la Serie C1, grupo B (especia de Segunda división B), que tuvo que ser suspendido en el minuto 58 ante la actitud de seguidores locales, que rompieron una de las vallas de cristales, lanzaron bengalas y entraron en el campo.

Un dudoso "triunfo" de los "ultras" del fútbol, que viene a demostrar lo poco a veces que valen las medidas antiviolencia adoptadas.

De lo jugado, también en muchos campos con gritos de aficionados "ultras" contra la policía y a expensas de si se juega esta noche el Roma-Cagliari (19.30 gmt), destacó el triunfo del Udinese en Florencia (1-2), que frena los veintiún partidos oficiales que llevaba el Fiorentina sin perder.

La victoria del Udinese, con los goles del "ex" Queagliarella (m.23) y Di Natale (m.63), con el momentáneo empate entre ambos tantos de Pazzini (m.27), evita el liderato provisional del Fiorentina y relanza a zona Liga de Campeones al club friuliano.

En Parma, el Juventus se salvó de una derrota que parecía segura tras ver como se llegaba al minuto 75 con un claro 2-0 en favor parmasana, tras los tantos de Gasbarroni (m.43 de penalti) y de Pisanu (m.57).

Pero, sobre todo, el Juventus estaba espeso, perdido. Pero salió el orgullo juventino y Legrottaglie (m.76) e Iaquinta (m.81) trajeron el 2-2 definitivo. Antes del final, a Iaquinta le fue anulado un gol que hubiera traído consigo la total remontada, pero no subió al marcador por un presunto empujón en el remate.

El Juventus desaprovecha la ocasión de acercarse más al Inter y el Parma de alejarse aún más de la zona descenso.

En la zona descenso, importante triunfo foráneo del penúltimo Livorno en Siena (2-3) y en casa del colista Reggina sobre el Génova (2-0), con un segundo gol a cargo del brasileño Joelson (m.80) que es su primero en el campeonato italiano.