Archivo de Público
Domingo, 11 de Noviembre de 2007

París quiere que los miembros del Arca de Zoé sean juzgados en Francia

EFE ·11/11/2007 - 14:56h

EFE - La secretaria de Estado francesa de Asuntos Exteriores, Rama Yade, en la imagen, reiteró su deseo de que los seis miembros del Arca de Zoé encarcelados en Chad puedan volver a Francia para ser juzgados.

La secretaria de Estado francesa de Asuntos Exteriores, Rama Yade, reiteró su deseo de que los seis miembros del Arca de Zoé encarcelados en Chad puedan volver a Francia para ser juzgados.

En unas declaraciones publicadas hoy por "Le Journal du Dimanche", Yade señaló: "querríamos que, como dicen los estadounidenses, nuestros 'boys' vuelvan a casa y que sean juzgados aquí".

El tono de esta declaración de la responsable diplomática contrasta con las afirmaciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que el pasado martes dijo que iría a Chad a "buscar" a los franceses detenidos, "hayan hecho lo que hayan hecho".

Una declaración que provocó una reacción crispada de las autoridades chadianas y que causó malestar entre los abogados de los seis franceses del Arca de Zoé arrestados en el país africano (también están detenidos cuatro chadianos de la organización).

Esos letrados presentaron una demanda de liberación de sus clientes el pasado jueves y el juez debe dar su respuesta en diez días.

La puesta en libertad el viernes de los tres españoles miembros de la tripulación del avión en el que debían ser evacuados un centenar largo de niños de Chad a Francia y del piloto belga podría tener efectos contraproducentes para la repatriación de los franceses, por el sentimiento de los magistrados chadianos de que se decidió a espaldas de la justicia.

Por eso se puede entender que Yade haya insistido ahora en que "hay que respetar el procedimiento de Chad, dejar que los magistrados trabajen".

Los abogados de los franceses esperan que las acusaciones de sus clientes por "secuestro de menores", delitos castigados con penas de cinco a veinte años de trabajos forzados, pasen a convertirse en una inculpación por secuestro de menores de 15 años sin fraude ni violencia, penado con dos a cinco años de prisión.

Una misión francesa de investigación encargada por el primer ministro galo, François Fillon, debe iniciar sus trabajos hoy en Chad para tratar de esclarecer el papel de las distintas administraciones que trataron el caso.

La misión, compuesta por el inspector general del Ministerio de Asuntos Exteriores, Daniel Lequertier, y el general Patrick Paimbault, inspector de las fuerzas armadas, tratará de dirimir qué ocurrió para que hubiera tal falta de coordinación entre los dos departamentos.