Archivo de Público
Domingo, 11 de Noviembre de 2007

Fukuda podría disolver la Dieta y convocar comicios anticipados en Japón

EFE ·11/11/2007 - 09:19h

EFE - El primer ministro japonés, Yasuo Fukuda, podría disolver la Cámara Baja y convocar elecciones anticipadas en caso de que no salga adelante su Ley Antiterrorista.

El primer ministro japonés, Yasuo Fukuda, podría disolver la Cámara Baja y convocar elecciones anticipadas en caso de que no salga adelante su Ley Antiterrorista, afirmó hoy el secretario general del partido gubernamental PLD, Bummei Ibuki.

Durante un programa dominical de la cadena de televisión NHK, Ibuki indicó que también podría ser necesario disolver la Cámara Baja si la oposición del Partido Democrático (PD) aprueba una moción de censura contra Fukuda, nombrado a finales de septiembre.

En principio las elecciones generales deben celebrarse en Japón para 2009, pero la cada vez mayor presión opositora, que ganó los comicios al Senado en julio, podría desencadenar un adelanto, según muchos analistas.

Ibuki admitió hoy que el Gobierno podría verse obligado a convocar comicios anticipados en caso de que la Ley Antiterrorista no sea aprobada durante el actual período de sesiones de la Dieta (Parlamento), según informó la agencia local Kyodo.

"Una de las opciones es tomar un decisión crucial", dijo el secretario general del gubernamental Partido Liberal Demócrata (PLD), en alusión a una posible disolución de la Cámara Baja.

La sesión actual de la Dieta expira el 15 de diciembre, período durante el que el Gobierno japonés espera poder aprobar la nueva Ley Antiterrorista, por la que sus fuerzas de Auto Defensa seguirían prestando apoyo logístico a los militares de EEUU en Afganistán.

El rechazo opositor dejó en el limbo la operación logística japonesa, pues la ley que la autorizaba expiró el 1 de noviembre sin que fuese prorrogada por el Parlamento.

Tras seis años de colaboración, los navíos japoneses suspendieron las tareas de suministro de combustible a los barcos de EEUU.

El Partido Democrático, el principal grupo de la oposición, bloqueó la renovación de la misión en el Senado, que controla desde que ganó las elecciones parciales del pasado julio.

Según esta formación política, la misión nipona para Afganistán va contra la Constitución pacifista de Japón y no cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, aunque detrás de esta postura se oculta además su intención de desgastar al Ejecutivo.

El Gobierno ha elaborado una nueva Ley Antiterrorista que será votada mañana en la Cámara Baja, donde el PLD tiene una clara mayoría, pero en el Senado lo previsible es que sea derrotada.