Domingo, 11 de Noviembre de 2007

Chávez provoca una airada reacción del Rey y Zapatero por ataques a Aznar

EFE ·11/11/2007 - 08:25h

EFE - Momento en el que el Rey espetó un ¿Por qué no te callas?, a Hugo Chávez en el Plenario de la Cumbre Iberoamericana, ante las descalificaciones vertidas por éste contra el ex presidente del gobierno español, José María Aznar.

Los ataques del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a José María Aznar provocaron ayer la airada reacción del Rey Juan Carlos y del jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Cumbre iberoamericana de Santiago de Chile.

Pese al incidente, España considera que la cumbre de Santiago ha sido la "menos retórica" y una de las más eficaces.

Zapatero, en rueda de prensa previa a la clausura de la cita de los líderes iberoamericanos, había expresado esa opinión y había asegurado que la Cumbre había sido un éxito por haberse adoptado en ella muchas decisiones concretas en favor de los ciudadanos.

Además, consideró que España había renovado su compromiso con Latinoamérica al haber anunciado iniciativas como la que facilitará el acceso al agua potable en la región y la que creará una base permanente de ayuda de emergencia en Panamá para hacer frente, principalmente en Centroamérica, a las consecuencias de catástrofes naturales.

Pero el desarrollo de la Cumbre quedo enturbiado en su recta final por el incidente provocado por Chávez, quien pidió la palabra para contestar a una intervención de Zapatero en la que había opinado que los países no podrán avanzar si buscan justificaciones de que alguien desde fuera les impide el progreso.

El presidente venezolano advirtió de que "no se puede minimizar" el impacto de los factores externos, y aprovechó para repetir el calificativo de "fascista" que el viernes ya dedicó a Aznar y por el que Zapatero y el Rey le habían recriminado en privado

Ayer fue más allá y desveló una supuesta conversación con Aznar en la que éste le habría dicho "esos se jodieron" (sic) al aludir a los países más pobres del mundo.

El presidente del Gobierno le reprochó su falta de respeto a un dirigente elegido democráticamente, y cuando Chávez pretendía interrumpir a Zapatero en defensa de su libertad de expresión, el Rey le espetó: "¿Por qué no te callas?".

Don Juan Carlos dejó también claro el desagrado de la delegación española con unas palabras posteriores de Daniel Ortega, ya que, de acuerdo con Zapatero y en un gesto inusual, decidió abandonar la sala cuando escuchó de boca del presidente de Nicaragua una serie de críticas a la eléctrica española Unión Fenosa.

El Rey regresó a la sala para asistir a la clausura de las sesiones y después de una petición expresa de la anfitriona de la Cumbre, Michelle Bachelet.

Antes de abandonar Santiago de Chile, Zapatero, en una breve declaración a los periodistas, reiteró la necesidad de respetar a todos los gobernantes y confió en que la de ayer sea la última vez que hay una intervención como la de Chávez en un foro democrático de estas características.

El Rey fue protagonista también de otro asunto que copó parte de los trabajos de la delegación española en Chile: su labor de "facilitador" en el conflicto entre Argentina y Uruguay.

Pese a que Argentina y Uruguay no avanzaron en la negociación de un acuerdo, Zapatero aseguró que su Gobierno y Juan Carlos seguirán trabajando con todo su esfuerzo y sensibilidad para mediar en ese diálogo.

En sus referencias al compromiso de España con Latinoamérica, Zapatero se detuvo en iniciativas como la del canje de deuda por educación, que recordó que ha supuesto ya una cooperación de 400 millones de euros.

Otra línea prioritaria que ha sido impulsada en la Cumbre está marcada por la creación de un Fondo para el Agua al que Zapatero ha anunciado en santiago de Chile que España destinará 1.500 millones de dólares.

Una iniciativa que permitirá el acceso al agua potable de 4,5 millones de latinoamericanos que en la actualidad carecen de ese servicio y que,informó, se gestionará mediante una fundación dependiente de la Agencia Española de Cooperación Internacional y que está abierta a otras aportaciones de organismos internacionales e instituciones financieras que actúan en la región.

Zapatero dijo que todos los jefes de Estado y de Gobierno presentes en Santiago de Chile han coincidido en que el gran reto de Latinoamérica es la cohesión social, y en ese contexto, defendió la unión de la comunidad iberoamericana.

Una unidad de la que dijo que se habló el viernes en la reunión que mantuvieron los líderes iberoamericanos a puerta cerrada y que abogó porque se incremente en todos los ámbitos.