Archivo de Público
Martes, 30 de Septiembre de 2008

Bruselas pide a EEUU que asuma su "responsabilidad" y apruebe pronto el plan de rescate bancario

La CE respalda el reflote de Dexia y la decisión del Gobierno irlandés de garantizar las cuentas bancarias

·30/09/2008 - 13:54h

¿Quién pagará los platos rotos?. La Comisión Europea parece que lo tiene bastante claro y, tras expresar su "decepción" por el rechazo del Congreso norteamericano a aprobar el plan de rescate de Wall Street solicitado por el presidente George W. Bush,  pidió a las autoridades de Estados Unidos que asuman su "responsabilidad" y den "pronto" luz verde a estas medidas para devolver la estabilidad a los mercados.

"Las turbulencias a las que nos enfrentamos tienen su origen en EEUU y se han convertido en un problema internacional. Los EEUU tienen una responsabilidad especial en esta situación. Esperamos que la decisión se apruebe pronto", dijo el portavoz del Ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger.

"EEUU actuar por el bien de su propio país y por el bien del mundo"

"EEUU debe asumir su responsabilidad en esta situación y actuar con una visión de Estado por el bien de su propio país y por el bien del mundo", resaltó.

El portavoz de la Comisión aseguró que las autoridades europeas "están asumiendo sus responsabilidades" y dejó claro que el Ejecutivo comunitario apoya la decisión de Bélgica, Francia y Luxemburgo de inyectar 6.400 millones de euros para rescatar a la entidad franco-belga Dexia y la iniciativa del Gobierno irlandés de garantizar todas las cuentas bancarias por un periodo de dos años.

"Esto demuestra que las autoridades públicas en Europa están a la altura de la tarea de preservar la estabilidad financiera y de proteger los ahorros, incluso cuando están implicados varios países", dijo Laitenberger, que elogió el papel del Banco Central Europeo (BCE) por inyectar liquidez al sistema bancario.

También recordó que la Comisión presentará mañana una norma para reforzar los requisitos de capital de los bancos y que en las próximas semanas propondrá reforzar los controles sobre las agencias de calificación de riesgo.

Respuesta a la crisis

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en su calidad de presidente de la UE, ha convocado un encuentro internacional en otoño, al que asistirán los líderes del G8 -los siete países más industrializados y Rusia- y otros representantes internacionales para pactar una respuesta a la crisis financiera.

Además, para preparar esa cumbre, organizará en los próximos días en París una reunión con los países europeos representados en el G8 -Alemania, Francia, Italia y Reino Unido- y los presidentes del BCE, Jean-Claude Trichet, la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

"No hay voluntad alguna de restricción", precisó el portavoz, al ser preguntado por los invitados a ambas reuniones, en las que no estará Zapatero.

El objetivo es trabajar de manera conjunta y con eficacia, explicó Leitenberger, quien agregó que los 27 tendrán otra ocasión para fijar una posición común sobre los problemas en los mercados en el Consejo Europeo que los reunirá en Bruselas los próximos 15 y 16 de octubre.

Examen de las ayudas públicas

El Ejecutivo comunitario ya ha recibido la notificación del plan de rescate del banco británico Bradford & Bingley y analizará "de manera urgente" si contiene ayudas públicas y si éstas se ajustan a la legislación comunitaria, según explicó el portavoz de Competencia, Jonathan Todd. Bruselas también espera en las próximas horas la notificación del plan de salvamento de la entidad belga-holandesa Fortis, aunque este lunes ya avanzó que en principio cree que éste respeta las reglas europeas sobre ayudas públicas.

El portavoz señalo además que la Comisión ha estado "en estrecho contacto" con las autoridades belgas, francesas y luxemburguesas durante la discusión del plan de rescate de Dexia y que las conversaciones continúan. "Examinaremos cualquier posible ayuda pública con carácter urgente" una vez que el plan se notifique, dijo Todd.

Por lo que se refiere a la entidad hipotecaria alemana Hypo Real Estate, en cuyo salvamento han intervenido el Gobierno alemán y varios bancos, el portavoz indicó que Bruselas ya ha recibido una información preliminar y sigue en contacto con las autoridades alemanas. Finalmente, el Ejecutivo comunitario se compromete también a examinar rápidamente si hay ayudas de Estado en el plan irlandés de garantizar los depósitos.

El portavoz aseguró que la Comisión no se plantea en el actual contexto de problemas en entidades europeas suspender la aplicación de las reglas que limitan las ayudas públicas a los bancos. Aseguró que estas reglas son "parte de la solución y no el problema", ya que permiten actuar con rapidez y garantizan una igualdad de trato en todos los Estados miembros.