Archivo de Público
Sábado, 10 de Noviembre de 2007

Termina sin acuerdo la reunión sobre el acceso a las medicinas en los países pobres

EFE ·10/11/2007 - 17:47h

EFE - La reunión en el seno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para facilitar el acceso de los países pobres a los medicamentos terminó hoy en Ginebra sin acuerdo.

La reunión en el seno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para facilitar el acceso de los países pobres a los medicamentos terminó hoy en Ginebra sin acuerdo y con el emplazamiento a continuar debatiendo el año próximo.

Una semana de discusiones del Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre la salud pública, la innovación y los derechos de propiedad intelectual no logró el consenso necesario entre los gobiernos para aprobar un plan de acción.

Más de un millar de delegados han estado reunidos desde el lunes con el objetivo de crear un plan de acción que asegure el desarrollo de nuevos medicamentos para enfermedades que afectan especialmente al Tercer Mundo y el acceso de los menos favorecidos a los ya existentes.

Los negociadores habían alcanzado ayer un acuerdo preliminar sobre el principio de que los derechos de propiedad intelectual no deben influir negativamente en la salud pública y que deberían tener en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

Sin embargo, tras seis días de negociaciones, los organizadores anunciaron el fin de la reunión, que continuará en abril de 2008, con el objetivo de alcanzar el ansiado acuerdo antes de la Asamblea Mundial de la OMS en mayo.

La organización Médicos sin Fronteras, que con otras ONG piden a los gobiernos que se comprometan a reconciliar el acceso global a los medicamentos ya existentes con la innovación en las enfermedades que más afectan a los países pobres, se mostró, a pesar de la falta de acuerdo, bastante esperanzada.

"Lo más alentador es que los gobiernos han decidido que las cosas no van a seguir como hasta ahora", dijo Michel Lotrowska, de la ONG de MSF para el Acceso a Medicinas Esenciales.

"Están abiertos a explorar vías completamente nuevas para financiar la investigación básica en salud, de modo que los frutos de la innovación sean accesibles a aquellos que más lo necesitan".

Según MSF, "tenemos la impresión de que los países están empujando a la OMS a ser más activa en resolver el problema del acceso a las medicinas, y a adoptar un enfoque más favorable a la salud en los temas de propiedad intelectual".

MSF y otras ONG señalan a la UE y EEUU como quienes directamente cuestionan que la OMS se implique en el asunto de la propiedad intelectual de los medicamentos.

Esta es la posición de la Federación Internacional de la Industria del Medicamento (IFPMA), que considera que el plan de acción en discusión va más allá del mandato de la OMS, y que los problemas relativos a medicamentos y propiedad intelectual ya los abordan organismos como la Organización Mundial del Comercio (OMC) o la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Las ONG señalan que la industria farmacéutica justifica su postura en la necesidad de mantener altos los precios de los medicamentos para emplear los beneficios para investigación y que por ello se estudian enfermedades que afectan a los ciudadanos de los países desarrollados, y no a los de las naciones en desarrollo.

La directora de la OMS, Margaret Chan, dejó claro en su discurso de apertura de la reunión que "el desafío consiste en trabajar sobre varios frentes a la vez: responder a la necesidad inmediata de acceso a los medicamentos baratos y de buena calidad, estimulando al mismo tiempo la innovación".

Según los datos aportados en la reunión, existen en el mundo 646 investigaciones en curso de lucha contra el cáncer, 146 contra problemas cardiovasculares, 77 contra el sida, 20 contra la malaria, 18 contra la tuberculosis y sólo 9 contra el resto de enfermedades tropicales.

El director general de la IFPMA, Harvey Bale, aseguró hoy que su organización apoya el objetivo de estimular la investigación e innovación para las enfermedades que afectan de manera desproporcionada al mundo en desarrollo, pero aclaró que se necesitan "soluciones precisas, pragmáticas y sostenibles".