Archivo de Público
Sábado, 10 de Noviembre de 2007

Nadal sobre Davydenko dice que cuando uno está fichado lo miran con lupa

EFE ·10/11/2007 - 16:09h

EFE - El español Rafael Nadal defendió hoy a Nikolay Davydenko, uno de los jugadores con más sospechas de estar implicado en el amaño de partidos, y señaló sobre el ruso que "cuando uno está fichado, lo miran con lupa".

El español Rafael Nadal defendió hoy a Nikolay Davydenko, uno de los jugadores con más sospechas de estar implicado en el amaño de partidos, y señaló sobre el ruso que "cuando uno está fichado, lo miran con lupa".

Un día antes de que Nadal abra la Copa Masters en su partido contra el francés Richard Gasquet, el jugador español hizo un repaso de como ha sido el año para él, como se encuentra de forma, sus objetivos y aspiraciones para el 2008 y adelantó que pondrá fin a esta temporada con unas vacaciones de siete días, junto con sus padres y abuelos a Egipto, aunque antes de empezarlas jugará el próximo martes una exhibición en Kuala Lumpur con Gasquet.

"La pierna la tenía un poco dura y paré por precaución, fue producto del largo viaje, pero no tengo ni rotura ni nada", dijo Nadal al referirse al susto que pasó en su primer entrenamiento en Shanghai donde tuvo unas molestias en el cuádriceps izquierdo.

Luego resumió que estaba contento con sus resultados en los últimos torneos, con cuartos en Madrid y final en París. "He tenido un buen final de año, mejor de lo que he hecho nunca. Aunque en Madrid y luego, sobre todo en París, me encontré con un Nalbandian estratosférico y espectacular", dijo, "pero llego al final de año muy bien"

"Este año no he bajado de cuartos de final y he mantenido una gran regularidad. Quizás en el Abierto de Estados Unidos es donde pude haber hecho un poco mas", dijo el español.

Sobre sus aspiraciones en Shanghai, donde participa por segundo año, aunque en 2005 también acudió y tuvo que retirarse por lesión, dijo que aquí "están jugando los mejores y si están aquí es porque han hecho cosas importantes antes".

"La puntuación lo dice y no engaña", comentó Nadal que admitió que el grupo que le había tocado,el Dorado, junto con su compatriota David Ferrer, el serbio Novak Djokovic y el francés Richard Gasquet no era el que más le gustaba.

"Al final del año, Djokovic y Davydenko lo han hecho un poco peor y Ferrer viene más rodado que Roddick por ejemplo, que desde el US Open apenas ha jugado, pero los dos grupos son difíciles", añadió.

Nadal recordó que "si no hay salud, no hay nada mas" al referirse a sus deseos par el 2008 y comentó que fue él mismo quien propuso como una buena medida para poder disputar torneos seguidos, que los cabezas de series estén exentos en primera ronda. "Los "byes" los propuse yo, precisamente para proteger a los jugadores importantes y que puedan participar en más torneos grandes empezando el miércoles", dijo.

"Estoy a favor de las finales al mejor de cinco sets, porque son los que más se recuerdan, como la final de Roma contra Coria o los de Federer", añadió.

Nadal recordó que este año estuvo próximo de acercarse al número puesto de número uno del mundo. "Fue en la final de Wimbledon. Allí en realidad eran 600 puntos, trescientos que le quitaba a él (Federer) y otros 300 que ganaba yo. La calculadora la utilizo únicamente a principios de año para saber cuantos puntos tengo que defender, pero el número uno del mundo no es mi objetivo. Estoy cada vez más cerca pero son 1000 puntos de diferencia. Si gano aquí y en Australia, sí, claro, pero lo que he asegurado era acabar el dos que sí era mi objetivo", expresó.

Sobre las diferencias entre jugadores y ATP, Nadal comentó que quiere la paz. "No quiero discutir más, la unión puede existir pero lo más difícil es llegar hasta el final juntos. Hay que aceptar lo que se nos propone, pero estoy seguro que sin jugar en tierra batida, y haciéndolo bien en pista rápida, estaría en Shanghai", dijo.

Sobre Davydenko, se mostró a su lado. "Cuando uno está "fichado" lo miran con lupa. En París se lió con el saque. Me dije, pobre chico, ¿no se ve que está a punto de llorar? Yo lo he vivido como jugador, e igual me podía haber pasado a mi con Nalbandian en Madrid o a Djokovic en París. No se pueden medir los esfuerzos", dijo.