Archivo de Público
Sábado, 10 de Noviembre de 2007

La oposición sale a la calle en Pakistán pese al anuncio de la retirada del estado de excepción en un mes

EFE ·10/11/2007 - 11:30h

EFE - La Policía paquistaní evitó hoy que la ex primera ministra Benazir Bhutto se reuniera con el que hasta hace una semana era el presidente del Tribunal Supremo, Iftikhar Chaudhry, bajo arresto domiciliario tras la declaración del estado de excepción. En la imagen, la ex primera ministra se dirige a sus seguidores antes de su arresto domiciliario.

El régimen paquistaní dio hoy garantías de que levantará el estado de excepción en un mes, mientras las protestas se suceden en todo el país y la ex primera ministra Benazir Bhutto continúa con su pulso particular contra el presidente, el general Pervez Musharraf.

Tras una semana de arrestos, represión policial contra manifestaciones y presión internacional, el fiscal general del Estado, Malik Qayyum, aseguró hoy que "si la situación no empeora, el estado de excepción se levantará en un mes".

Qayyum precisó al canal privado "Dawn" que, en caso de que "por cualquier circunstancia" no se puedan restaurar las garantías constitucionales, "el estado de excepción no durará más de dos meses".

El fiscal general dijo estar haciendo "todo lo posible" para que las órdenes de arresto contra opositores y abogados en la última semana "sean retiradas en los próximos días".

Sin embargo, la agitación política y las protestas se han reproducido un día más a lo largo de toda la geografía paquistaní.

En una manifestación de periodistas convocada ante la sede del colegio de periodistas de Islamabad, Bhutto llegó con un altavoz en mano y clamó "libertad" para su país y los medios de comunicación.

"Estamos luchando por un Pakistán libre", gritó la líder del Partido Popular de Pakistán (PPP), rodeada por cientos de informadores.

Bhutto, cuya intervención fue transmitida en directo por "Dawn", se solidarizó con la prensa por la censura impuesta por el régimen de Musharraf.

"El PPP y los periodistas tienen un objetivo común: un Pakistán independiente, con jueces y medios de comunicación libres", dijo la líder opositora.

La presidenta del PPP aprovechó para hacer un llamamiento a toda la población para que acuda a la "gran marcha" que ha convocado su partido el próximo 13 de noviembre y que transcurrirá entre la urbe comercial de Lahore y la capital administrativa, Islamabad.

"Todo el mundo tiene que acudir a la marcha", insistió en urdu Bhutto, quien salió esta mañana por primera vez de su residencia tras permanecer ayer todo el día bajo arresto domiciliario.

Tras clamar en varias ocasiones en inglés "libertad" para su país, Bhutto escapó en un coche blanco y abandonó los aledaños del colegio de periodistas, donde se estaba desarrollando la protesta.

La líder del PPP también intentó reunirse con el ex presidente del Tribunal Supremo, Iftikhar Chaudhry, otro de los símbolos de la oposición liberal, aunque la Policía se lo impidió.

Chaudhry permanece en arresto domiciliario desde la declaración del estado de excepción, hace una semana, cuando se negó a jurar su cargo de nuevo ante Musharraf.

Los periodistas en todo el país han salido a las calles con banderas negras para protestar contra las medidas censoras del régimen, impuestas por potestad de la autoridad reguladora de los medios electrónicos (PEMRA).

Los principales medios del país tienen dificultades para emitir, experimentan cortes e intercalan programas enlatados con transmisiones en directo de los eventos del día.

En Lahore, la Policía impidió una manifestación de un grupo de informadores ante el colegio de periodistas de la ciudad.

También se ha desplegado un fuerte dispositivo policial en varias cortes de la provincia sureña de Balochistán, donde los abogados han colgado banderas negras para protestar contra el estado de excepción impuesto por el régimen.

Y en Peshawar, la capital de la Provincia de la Frontera del Noroeste, el secretario provincial del PPP fue arrestado junto a otros cuatro compañeros de partido.