Archivo de Público
Martes, 30 de Septiembre de 2008

El Gobierno considera "inadmisible" que algunas comunidades insten a no cursar Ciudadanía

De la Vega responde a una carta dirigida a los directores por el Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, en la que asegura que la asignatura se impartirá en los centros religiosos de la provincia, pero no como se establece en la normativa 

PÚBLICO.ES / EFE ·30/09/2008 - 12:06h

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha considerado "inadmisible" que desde algunos poderes públicos, en concreto desde algunas comunidades autónomas, se inste a los ciudadanos a incumplir la ley en relación con la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).

Así lo ha manifestado durante una entrevista en la SER, en la que se le ha preguntado por una carta dirigida a los directores por el Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, en la que asegura que la asignatura se impartirá en los centros religiosos de la provincia, pero no como se establece en la normativa que la desarrolla, sino de acuerdo a "la doctrina social de la Iglesia".

Tras asegurar que el Gobierno llegó a un acuerdo con las asociaciones de religiosos respecto a esta materia, la vicepresidenta ha mostrado su preocupación por el hecho de que, en su opinión, algunas comunidades autónomas estén instigando el incumplimiento de la ley, o a que se aplique de forma "fraudulenta".

Reforma del aborto 

Por otro lado, y preguntada por la comisión de expertos que se ha constituido para abordar la reforma de la ley del aborto, Fernández de la Vega se ha mostrado convencida de que surgirá una nueva norma que garantice tanto la actuación de los profesionales sanitarios como la seguridad e intimidad de las mujeres.

La vicepresidenta recuerda que el aborto "siempre es una situación difícil, dolorosa y complicada"

La comisión, ha explicado, está compuesta por expertos juristas, médicos y por miembros de varios ministerios -Presidencia, Justicia y Sanidad-.

La vicepresidenta ha recordado que el aborto "siempre es una situación difícil, dolorosa y complicada", y, a su juicio, ha quedado patente que la actual ley "en determinadas situaciones no funciona".

Así, se ha mostrado convencida de que la ley que surja será la más adecuada para garantizar los derechos de los profesionales y de las mujeres.