Archivo de Público
Lunes, 29 de Septiembre de 2008

Fragmentos de amor hechos cómic

Historias de amor colorido y cinematográfico y segundas oportunidades en el cómic 'Love, fragments. Shanghai', de Chaiko

REBECA FERNÁNDEZ ·29/09/2008 - 22:16h

 Dibujos elegantes y pedazos de amor roto, pero nunca olvidado, componen Love, fragments. Shanghai, un cómic del autor chino Chaiko (1981) editado en España por Ponent Mon. Este dibujante narra, desde la distancia pero con mucha delicadeza, las historias de tres personajes, dos hombres y una mujer, perdidos en la ciudad cuyas historias acaban cruzándose. Relaciones pasadas les hacen vagar por su presente acompañados por la soledad y un cigarro. 

Lily es una joven ejecutiva, que se vuelca en su trabajo después de perder al amor de su vida. Los recuerdos de lo que vivió y la constatación de lo que será su futuro aparecen reflejados en las páginas de este cómic como fogonazos y reflexiones a todo color. Frente a esta comedida mujer, está Wen, una modelo capaz de olvidar el amor para conseguir modificar su estilo de vida. Al menos eso es lo que cree. Sin embargo, vuelve a encontrarse con Jian, un fotógrafo de moda que nunca la ha olvidado, y que es el único que realmente puede cambiar el rumbo de su monotonía.

 A través de diálogos escuetos y muchos silencios, Chaiko refleja estos "fragmentos de amor" que, según explica el propio autor en el epílogo del libro, están inspirados en "simples bocetos a mano alzada" que describen instantes aparentemente "banales".

Sus protagonistas también beben de la vida cotidiana: "Pueden ser nosotros mismos, o los que nos rodean, o quizá uno o una de vosotros", explica. Todos ellos se convierten en los personajes de la película que compone el propio cómic, ya que cada página está estructurada en tres grandes viñetas que emulan los planos de un filme. Además, al final del libro, se incluye un catálogo de ilustraciones que confirman el domino del dibujo de este creador que dirige su propio estudio gráfico en Shanghai.

Este manhua (cómic chino) es el primer contacto de Chaiko con el público europeo, ya que primero se editó en Francia y ahora en España, pero no le asustan las diferencias culturales porque "somos diferentes, pero estas historias van a permitirnos estar un poco más cerca", asegura.

"Como artista, el hecho de poder describir a través del dibujo lo que las personas viven o sienten con respecto al amor es una oportunidad única", explica Chaiko, quien dedica este canto a las segundas oportunidades "a todas las mujeres enamoradas y a los que tienen la suerte de disfrutar de su amor".