Viernes, 9 de Noviembre de 2007

La Bolsa rompe la racha siete semanas al alza tras rozar por momentos los 16.000 puntos

EFE ·09/11/2007 - 11:04h

EFE - Vista general del parqué de la Bolsa madrileña.

La bolsa española rompió hoy su racha de siete semanas consecutivas al alza en una jornada en la que acarició momentáneamente los 16.000 puntos, pero en la que pudo más, de nuevo, la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos.

El principal indicador español, el Ibex-35, se dejó 214,50 puntos, equivalentes al 1,35 por ciento, con lo que cerró en 15.731,20 unidades y redujo su rentabilidad anual al 11,20 por ciento, en una sesión en la que los inversores prefirieron recoger beneficios al acercarse a la cota psicológica de 16.000 puntos.

En la semana, durante la cual se marcaron dos máximos históricos, la caída ha sido del 0,58 por ciento.

Por su parte, el Índice General de la Bolsa de Madrid cedió en la festividad madrileña de la Almudena el 1,28 por ciento -el 0,88 por ciento en la semana-, en tanto que el tecnológico Nuevo Mercado bajó el 2,77 por ciento en la jornada, y acumuló una caída del 3,80 por ciento en las últimas cinco sesiones.

La bolsa acompañó así al resto de plazas europeas, que, con el petróleo y el euro en máximos (el Brent por encima de 93 dólares y el euro a 1,466 dólares), no pudieron evitar perder posiciones.

Las bolsas europeas se vieron lastradas por el sector financiero después de conocer a una nueva víctima de la crisis "subprime"; el cuarto mayor banco estadounidense, Wachovia, que anunció que espera pérdidas crediticias adicionales en el último trimestre.

Así, Fráncfort cedió el 0,09 por ciento; Londres, el 1,21 por ciento; París, el 1,91 por ciento, mientras que Milán se dejó el 1,85 por ciento.

La bolsa comenzaba la jornada con un nuevo récord, que situaba momentáneamente al Ibex-35 por encima de 16.000 puntos, una cota psicológica que debió de impresionar a los inversores, ya que decidieron no coquetear demasiado con ese nivel y optaron por tomar beneficios.

Al mediodía el selectivo daba la vuelta para vestirse de rojo y decir adiós definitivamente a los 16.000, desmotivado también por las peores perspectivas de crecimiento que ofrece para 2008 la UE sobre el Producto Interior Bruto (PIB) español, que crecerá ocho décimas menos, hasta el 3 por ciento, debido al enfriamiento del consumo privado y a la contracción de la inversión en vivienda.

A estos perspectivas bajistas se unió además la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), para la que los indicadores compuestos avanzados de los países miembros anticipan "una bajada moderada de la actividad" en toda la zona.

La bolsa siguió perdiendo posiciones tras la débil apertura de Wall Street, fuertemente afectada por el anuncio de Wachovia, la preocupación por el dólar y el temor sobre las tecnológicas, que de momento sirven de valor refugio.

De los pesos pesados de la bolsa, el Santander, que subía con fuerza en la apertura debido a la venta de la entidad italiana Antonveneta, fue perdiendo fuerza y acabó cediendo el 1,47 por ciento.

Los accionistas de Telefónica decidieron recoger beneficios, de forma que sus títulos se dejaron el 2,61 por ciento.

El BBVA descendió el 1,51 por ciento e Iberdrola el 0,17 por ciento, mientras que Repsol YPF subió el 1,31 por ciento.

Acciona, que recortó más de un 5,60 por ciento tras las fuertes subidas registradas días atrás, encabezó las pérdidas del Ibex-35, seguida de Ferrovial, que se dejó el 4,42 por ciento, y Sacyr Vallehermoso, el 4,31 por ciento.

Frente a las pérdidas de las constructoras, en el lado de las ganancias destacan las energéticas, ya que Unión Fenosa repuntó el 2,40 por ciento, seguida de Gas Natural, con 1,85 por ciento, y de Repsol YPF, el 1,31 por ciento.