Viernes, 9 de Noviembre de 2007

La CE prevé que el PIB de la eurozona crecerá el 2,6% en 2007 y en la UE el 2,9%, pero caerá en 2008

EFE ·09/11/2007 - 13:59h

EFE - La economía española crecerá este año el 3,8%, sólo una décima menos que en 2006, pero registrará una importante desaceleración en 2008, cuando el PIB aumentará el 3%, debido al endurecimiento del crédito tras la crisis financiera y a la contracción de la inversión en vivienda.

La economía de la eurozona crecerá este año el 2,6% y la de la UE lo hará el 2,9%, según los últimos cálculos de la Comisión Europea, que espera una caída significativa para el 2008, hasta el 2,2% y 2,4%, respectivamente, por el efecto de la crisis financiera y el aumento de la incertidumbre.

Bruselas ha elevado una décima su previsión de crecimiento en 2007 tanto para la zona euro como la Unión Europea (UE) respecto a su anuncio anterior, pero ha recortado en tres décimas la correspondiente al próximo ejercicio.

Para 2009, el ejecutivo comunitario espera un avance del 2,1% en los países de la moneda única y del 2,4% en toda la UE.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reconoció que hay "nubarrones en el horizonte", debido a las turbulencias en los mercados financieros, la desaceleración en Estados Unidos y la escalada del precio del petróleo.

Pero recalcó que, gracias a la continuidad del crecimiento mundial y a la solidez de la economía europea, la repercusión de esos factores en el crecimiento de la UE y la eurozona "será limitada".

El comisario también destacó que la inflación está bajo control (las previsiones apuntan a que en la zona euro se mantendrá los tres años en torno al 2%, mientras que en la UE oscilará entre el 2,2% y 2,4% ), aunque advirtió de la existencia de riesgos al alza, vinculados al petróleo pero también a los alimentos.

El ejecutivo comunitario atribuye la moderación del crecimiento a las sacudidas vividas en los mercados financieros, aunque admite que Europa pudo dejar atrás el momento más alto del ciclo antes incluso de la crisis del pasado verano.

Bruselas cree que la desaceleración será, en cualquier caso, progresiva y valora el dinamismo que mantiene el consumo privado (que se mantendrá siempre que no se deteriore la confianza), impulsado por las favorables perspectivas del mercado laboral.

Así, destaca que, en el periodo 2007-2009, la UE creará 8 millones de puestos de trabajo, que se sumarán a los 3,5 millones creados en 2006.

Sólo en 2007, Bruselas prevé la creación de 3,6 millones empleos, de los que 2,3 millones corresponden a la eurozona.

Esto contribuirá a reducir el desempleo hasta el 6,6% en la eurozona y el 7,1% en la UE al final del periodo, las tasas más bajas de los últimos quince años.

En cuanto a las cuentas públicas, la Comisión espera una reducción importante del déficit público este año, hasta una media del 0,8% del PIB en la eurozona y del 1,1% en la UE.

Estos datos empeorarán ligeramente en 2008 (hasta el 0,9% y 1,2%, respectivamente), debido a la moderación del crecimiento y el aumento del gasto en algunos países.

Bruselas reconoce que estas previsiones están amenazadas a la baja, principalmente por las consecuencias de la crisis financiera y la posibilidad de una contracción mayor en EEUU.