Archivo de Público
Viernes, 19 de Septiembre de 2008

El alquiler, nueva estrella para la inversión

Las nuevas sociedades cotizadas se regularán este año

S. R. ARENES ·19/09/2008 - 22:28h

El 75% de los activos de las nuevas sociedades cotizadas deberán ser inmuebles en alquiler.

Invertir en inmuebles en alquiler será posible en unos meses. Podrá hacerse comprando acciones de una nueva figura que se estrenará en las bolsas españolas: las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi). El vicepresidente económico, Pedro Solbes, informó ayer al Consejo de Ministros del anteproyecto de ley que regulará estas nuevas sociedades.

La idea del Ministerio de Economía es que la regulación se tramite de forma muy rápida, de tal manera que pueda entrar en vigor el próximo 1 de enero o antes, algo que pedía el sector inmobiliario. Aunque, para ello, también tendrá que desarrollarse rápidamente la norma, que se tramitará de forma independiente y no se colgará de ninguna otra ley.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, señaló que las nuevas sociedades tienen como objetivo “fomentar el mercado del alquiler, mejorar la competitividad de los mercados de valores españoles y dinamizar el mercado inmobiliario”.

El dinero que puedan atraer estas sociedades cotizadas tanto de inversores particulares como institucionales (banca y fondos de inversión, fundamentalmente) será vital para dar aire al sector inmobiliario. Las promotoras podrán crear estas sociedades o convertir sus filiales de patrimonio en alquiler en Socimi, lo que les permitirá lograr un dinero que ahora les niega la banca cuando piden préstamos.

Como mínimo, el 75% de los activos de estas nuevas empresas deberán ser inmuebles urbanos adquiridos en propiedad y destinados al alquiler.
Este tipo de sociedades inmobiliarias ya existe en otros países europeos, como Francia, Alemania o Reino Unido, además de en EEUU, donde nacieron, Japón o Australia. El modelo que ahora se plantea en España se parece, sobre todo, al que rige en Francia, donde las sociedades de inversión inmobiliaria (denominadas Siic) invierten sobre todo en inmuebles de oficinas y centros comerciales. Aunque también podrán incluirse viviendas en arrendamiento, como los que ya tienen muchas promotoras.

Los particulares y las empresas que inviertan en las nuevas Socimi recibirán un dividendo sustancial si estas sociedades logran mucho beneficio, ya que tienen que destinar al menos el 90% de su resultado y de las plusvalías que obtengan con la venta de inmuebles a retribuir a los accionistas. Es la condición si estas compañías quieren estar exentas de pagar el Impuesto de Sociedades y también es el principal gancho que ha funcionado en otros países para atraer inversión.

La mayor caída en tres años

Al margen, el Ministerio de Vivienda difundió este viernes la estadística del precio del suelo correspondiente al segundo trimestre, que sufrió su mayor descenso interanual en tres años, del 7,8%. El metro cuadrado vale 258,8 euros. El batacazo fue mayor en los municipios grandes (más de 50.000 habitantes), con una bajada del 8,8% cuando en marzo, la caída fue del 0,2%. El número de transacciones descendió vertiginosamente, un 38%. Esto refleja que las inmobiliarias no logran ni comprar ni vender terrenos por la asfixia financiera.

Menos coste que los fondos 

Invertir en las nuevas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi) será más barato que poner el dinero en un fondo inmobiliario de los existentes, ya que no hay que pagar comisiones a la gestora del fondo, pero sí al agente de bolsa que actúa como intermediario. El dinero se puede recuperar más rápido, como en cualquier otra empresa que cotice en bolsa. 

El primer accionista de las Socimi tendrá un peso limitado que aún tiene que concretar la ley. En Francia, el tope es el 65%