Archivo de Público
Viernes, 19 de Septiembre de 2008

Descenso histórico de los incendios en Catalunya

Ardió un 93% menos de superficie que en 2007, pero hubo más rescates

PÚBLICO ·19/09/2008 - 21:21h

El verano se marcha con el número de incendios forestales y superficie quemada más bajo de los últimos 20 años (101,5 hectáreas quemadas en 1.187 fuegos), aunque las salidas de los Bomberos de la Generalitat por rescates y salvamentos ha aumentado un 49%. El conseller de Interior, Joan Saura, presentó ayer el balance de la campaña de verano, que en su opinión se cierra con “cifras excepcionales” en lo que respecta a incendios, ya que se ha quemado un 93% menos de extensión y se han registrado la mitad de fuegos que en el año 2007.

Las lluvias de mayo y junio han sido la principal causa de este descenso. El conseller destacó también la rápida actuación de los bombreros, cuyos medios para la extinción han aumentado “de forma espectacular” en los últimos años, y la prudencia de los ciudadanos. A pesar de todo, el 27,2% de los incendios forestales han sido intencionados. Desde Interior, se advierte que el riesgo de incendios persiste a lo largo de todo el año.

Rescates con factura

La campaña estival, sin embargo, arroja una “cifra preocupante” en rescates y salvamentos de personas, especialmente en canales, ríos y pantanos. Por este motivo, el conseller anunció que la Generalitat enviará a partir de octubre la factura a las personas que tengan que ser rescatadas por tener conductas negligentes, aunque de momento no se les cobrará el importe. El año que viene se impulsará una campaña informativa para pedir prudencia en las actividades de riesgo al aire libre.

A medio plazo, Saura contempla que “en los casos de negligencia clarísima”, el rescatado podría ser castigado con el pago total o parcial de la factura. Actualmente, esta actuación en montaña cuesta 2.271 euros la hora en caso de que haya que recurrir a un medio aéreo; 39 euros si se realiza con vehículos terrestres; y 30 euros más por cada persona que participe en la operación de salvamento.

Según la directora general de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento, Olga Lanau, la meteorología ha empujado este verano a la gente a la montaña, por lo que ha habido más riesgo de accidentes. El desconocimiento del entorno ha sido la causa principal de que haya crecido el número de rescates. Y por eso la factura no ha parado de subir.