Archivo de Público
Miércoles, 17 de Septiembre de 2008

Ultimátum para Alitalia mientras una huelga cancela 50 vuelos

Reuters ·17/09/2008 - 21:05h

Reuters - El Gobierno de Italia luchaba el viernes por evitar el colapso de un plan de rescate de Alitalia, después de que los probables compradores suspendieran su oferta debido a la oposición sindical, e incluso el Papa dijo que estaba rezando por la complicada aerolínea. En la imagen, una señal en la carretera en los exteriores de la sede de la aerolínea que dice "Grupo Alitalia, adiós", en Roma, el 26 de agosto de 2008. REUTERS/Chris Helgren/Files

Un grupo de inversores que se han ofrecido a rescatar de la bancarrota a la aerolínea estatal Alitalia dijeron que están dispuestos a retirar su propuesta el jueves a no ser que los sindicatos aprueben su plan, al tiempo que una protesta de un grupo de trabajadores provocó la cancelación de 50 vuelos.

un grupo de empresarios italianos - dijo el miércoles a los sindicatos que propondría la retirada de su oferta en una junta de accionistas al día siguiente si no la apoyan, dijo una fuente sindical.

Alitalia, un símbolo nacional en Italia durante más de seis décadas, se arriesga a ser liquidada tras años de interferencias políticas, disputas laborales, mala gestión y, recientemente, un incremento de los costos de combustible.

La aerolínea pierde más de dos millones de euros diarios y hasta finales de julio tenía deudas por 1.170 millones de euros.

Después de dos intentos fallidos previos de vender la participación estatal del 49,9 por ciento, el nuevo Gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi persuadió a un grupo de inversores a presentar un plan de rescate.

Pero sólo tres de los nueve sindicatos de Alitalia dijeron el miércoles que estaban dispuestos a aceptar la oferta de CAI.

Los otros, particularmente los que representan a pilotos y a tripulantes de cabina, hasta ahora han rechazado el plan, que incluye despidos, recortes de salarios y reducción de beneficios.

Unos 3.250 de los 20.000 trabajadores serían despedidos según el plan, en el que CAI sólo compraría las partes rentables del negocio para posteriormente relanzar una aerolínea regional más pequeña.

Roberto Colaninno, jefe de CAI, dijo el miércoles que no darían más concesiones y que "no queda nada por discutir". Aunque ha habido ultimatos anteriores, Sacconi insistió en que este es el definitivo.

Un asesor próximo a Berlusconi, Gianni Letta, dijo a los sindicatos en una reunión el miércoles por la tarde que tienen hasta las 3.30 pm del jueves para dar su última posición.

El hundimiento de la aerolínea sería un enorme revés político para el primer ministro, que prometió en la campaña electoral que encontraría un comprador italiano después del fracaso de la oferta de Air France.

El administrador especial nombrado por el Gobierno ha advertido de que Alitalia se está quedando sin dinero en efectivo para comprar combustible y que todos los vuelos serán cancelados si los sindicatos no aceptan rápidamente el plan de venta del grupo de inversores.

Una protesta de un pequeño sindicato provocó el miércoles la cancelación de 50 vuelos, mientras un portavoz dijo que la compañía todavía se puede permitir comprar combustible.

El sindicato CUB protestó contra el plan, pero su respaldo no es considerado tan importante. "Es una masacre", dijo Fabio Frati, líder de CUB.

/Por Alberto Sisto y Phil Stewart/.*.