Archivo de Público
Miércoles, 17 de Septiembre de 2008

Zapatero tendrá que esperar

McCain se niega a confirmar que tenga interés en recibirle en la Casa Blanca.

PUBLICO ·17/09/2008 - 20:55h

Zapatero garantizó ayer en Las Palmas la mejor relación posible con EEUU.

El Ministerio español de Exteriores está convencido de que el futuro presidente de EEUU aceptará abrir un nuevo capítulo en las relaciones entre los dos países. El cambio con respecto a George Bush incluiría la foto que falta en el álbum internacional de José Luis Rodríguez Zapatero: su llegada al despacho oval de la Casa Blanca.

El republicano John McCain acaba de poner un interrogante en ese deseo que los responsables del Ministerio creían tener casi garantizado. En una entrevista ayer con las emisoras del grupo Unión Radio, una periodista preguntó a McCain hasta en cuatro ocasiones sucesivas si estaría dispuesto a reunirse con Zapatero en caso de ganar las elecciones.

El senador de Arizona no llegó a dar una respuesta concreta en ninguna de ellas."Me reuniría con aquellos líderes que son nuestros amigos y que quieran trabajar con nosotros en una acción cooperativa", explicó tras la primera pregunta, antes de poner como ejemplo de esa colaboración la lucha del presidente de México contra los cárteles de la droga.

En la cuarta respuesta, volvió a incidir en la misma línea: "Me reuniría con cualquier líder que tenga los mismos principios y filosofía que nosotros, derechos humanos, democracia y libertad, y me enfrentaré a los que no".

La reticencia a aceptar la reunión no es la idea que el Gobierno español ha recibido en sus contactos con los asesores de McCain. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ángel Lossada, volvió de Washington en junio convencido de que las relaciones entre España y EEUU mejorarán de forma sustancial tanto si gana Obama como si lo hace McCain: "La cooperación está llamada a intensificarse, sea cual sea la Administración que haya", dijo Lossada.

Poco comprensible

En la misma línea, el ministro, Miguel Ángel Moratinos, confirmó a este diario en abril que los asesores de McCain admitieron al anterior secretario de Estado, Bernardino Léon, que el veto de Bush a Zapatero no era comprensible: "Puedo asegurar que todos, desde McCain hasta Obama o Clinton, han indicado que es poco comprensible que esa reunión, esa invitación al despacho oval no se haya producido y que un aliado como España no tenga el mejor nivel de relación con la Administración norteamericana".

Cuando le preguntaron ayer a Zapatero su opinión sobre el escaso entusiasmo mostrado por McCain, el presidente del Gobierno no quiso dar importancia a su reticencia: "Es lógico que tenga la prudencia necesaria. Hay un proceso electoral", respondió Zapatero.

En cualquier caso, el presidente dijo que el Gobierno de España trabajará con la nueva Administración "tenga el color que tenga", y "con voluntad constructiva y lealtad, como corresponde a los países que se tienen por socios en el contexto internacional".