Viernes, 9 de Noviembre de 2007

El 71 por ciento de los profesores no suele usar el ordenador en clase

EFE ·09/11/2007 - 11:29h

EFE - El 71 por ciento de los docentes no usa nunca, o menos de una vez al mes, el ordenador para apoyar la explicación de clase.

El 71 por ciento de los docentes no usa nunca, o menos de una vez al mes, el ordenador para apoyar la explicación de clase en las enseñanzas no universitarias, a pesar de que el 94,6 por ciento declara que tiene acceso a equipos informáticos en el centro educativo.

En general, el 82,2 por ciento no suele emplear las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para presentaciones de temas ni para trabajar con simulaciones en el aula, según el estudio del Centro de Investigación Educativa (CNICE) y la empresa pública Red.es efectuado en el curso 2005-2006 en 616 centros, con 4.000 docentes y 22.000 alumnos.

También está "poco extendido" el uso de ordenadores por el alumnado en el centro escolar, donde están disponibles para el 86,4 por ciento de los estudiantes.

El 34,6 por ciento de los alumnos afirma no emplearlo nunca o casi nunca en el horario de clase, aunque el 30,9 por ciento lo hace varias veces a la semana y el 36,3 por ciento de FP prácticamente a diario.

Por etapas educativas, los docentes de la Secundaria postobligatoria son los que más aprovechan el ordenador en clase, ya que el 38,8 por ciento lo emplea con una frecuencia alta (prácticamente a diario) o media (entre una vez a la semana y una vez al mes).

Esta proporción baja al 23,3 por ciento si son maestros de Primaria y al 20,8 por ciento entre los docentes de Secundaria Obligatoria.

En el centro educativo, el 65,7 por ciento del profesorado usa el ordenador a diario o varias veces por semana, aunque esto es más frecuente en Bachillerato y FP que en Primaria y ESO.

También hay diferencias por sexos ya que el 51,1 por ciento de los varones lo emplean casi todos los días, frente al 34,9 por ciento de las mujeres; y por edad porque el uso más frecuente corresponde a los docentes jóvenes.

El 74,6 por ciento de los centros facilita a los enseñantes el uso de ordenadores fuera del horario lectivo; el 91,7 por ciento del profesorado dispone de estos equipos en casa y el 77,6 por ciento está conectado a internet.

El aprovechamiento más habitual se refiere al procesador de textos, internet y gestión del trabajo personal.

El 27,4 por ciento asegura que internet le sirve para trabajos en colaboración con alumnos con cierta frecuencia o de manera habitual y el 30 por ciento descarga software educativo de vez en cuando o, en menor proporción, a menudo.

Cerca del 60 por ciento de los enseñantes emplea materiales didácticos digitales y contenidos multimedia en la tarea docente y el 61,5 por ciento contesta que consulta portales digitales.

Sin embargo, ocho de cada diez no se comunica nunca o casi nunca a través del ordenador con otros profesionales ni con estudiantes, padres o centros ni evalúa a los alumnos con ayuda de las TIC.

Los profesores valoran altamente estas tecnologías en la educación, pero mencionan dificultades para su extensión como la necesidad de formación, si bien el 61,6 por ciento indica que ha recibido alguna específica.

El informe también cita la escasez de las TIC en las propias aulas, la falta de tiempo para preparar actividades y la ausencia de personal especializado en el centro.

Los consultados piensan que las TIC favorecen estilos docentes más flexibles y personalizados (59,8 por ciento) y la participación (53,9 por ciento) y fomenta el trabajo en equipo (46 por ciento).

En cuanto a los alumnos, los profesores destacan que las TIC estimulan su interés y motivación (73,6 por ciento de las respuestas), facilitan el aprendizaje autónomo (50,3 por ciento), mejoran el rendimiento académico de los estudiantes con necesidades especiales (58,9 por ciento) y también del resto (42,6 por ciento).

La mitad aproximadamente creen que promueven el interés de los estudiantes por las asignaturas.

El 20,8 por ciento de los alumnos opina que el uso de ordenadores ha mejorado su rendimiento bastante o mucho.