Jueves, 8 de Noviembre de 2007

La ‘operación rascacielos’ salva a Repsol YPF

La venta de su torre reduce a la mitad la caída del beneficio, que empeoró un 7,7%

A. M. Vélez ·08/11/2007 - 23:35h

A Repsol YPF no le ha sentado bien la depreciación del dólar, la moneda con la que se paga el crudo. La petrolera ganó 2.448 millones de euros hasta septiembre, un 7,7% menos, debido a la fortaleza del euro frente al billete verde (que restó 276 millones al resultado operativo) y a la caída de su producción (del 7%), a la cancelación de las actividades en Dubai y a los cambios contractuales en Bolivia y Venezuela.

El resultado bruto de explotación (ebitda) cayó un 10,5% y los ingresos se redujeron un 6,2%, hasta 40.715 millones de euros. Pero podría haber sido peor. De no haberse incluido los 211 millones en plusvalías que, según la compañía que preside Antoni Brufau, proporcionó la venta de la Torre del Paseo de la Castellana (Madrid) a Caja Madrid, el resultado habría caído el doble, un 15,6%. Esa operación inmobiliaria reportó a la empresa unos ingresos de 815 millones de euros.

Las inversiones ascendieron a 3.646 millones de euros, de los que 2.184 millones, el 60%, se destinaron al área de Exploración y Producción. La petrolera, que ayer cayó un 0,26% en bolsa, hasta 26,64 euros, zanjó los rumores sobre una posible venta de su participación en Gas Natural (30,8%). Su director de Operaciones, Miguel Martínez, la calificó ayer de “estratégica”, por la complementariedad de sus negocios y el posicionamiento de la gasista en Latinoamérica, informa Efe.

Hallazgo de Petrobrás
Por otro lado, la brasileña Petrobrás, rival de Repsol, anunció ayer el hallazgo de un gran yacimiento de entre 5.000 y 8.000 millones de barriles de petróleo y gas, que puede aumentar en un 50% sus reservas. A modo de ejemplo, Repsol cerró 2006 con unas reservas probadas de unos 2.600 millones de barriles.

El anunció llegó a impulsar un 9,43% la cotización de Petrobras, que está controlada por el Estado. El Gobierno brasileño dijo ayer que el hallazgo puede convertir a Brasil en un exportador neto “a la altura de Venezuela o los países árabes”.