Archivo de Público
Jueves, 8 de Noviembre de 2007

Presidentes desarrollan una intensa agenda paralela en la cumbre para tratar conflictos

EFE ·08/11/2007 - 18:49h

EFE - Los cancilleres de los países participantes de la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno posan este jueves para la foto oficial de familia, en Santiago de Chile.

Los jefes de estado y de gobierno de 22 países inauguran hoy la XVII Cumbre Iberoamericana y desarrollan al margen una intensa agenda para tratar conflictos políticos candentes en la región.

La "Declaración de Santiago" y el "Plan de Acción" así como otros comunicados especiales que se aprobarán el sábado al final de la cumbre, ya han sido consensuados hoy por los cancilleres, según dijo en rueda de prensa el canciller chileno, Alejandro Foxley.

Por ello, la atención mediática se focaliza en el calendario de reuniones que desarrollarán estos días los mandatarios con temas espinosos como el conflicto de las papeleras entre Argentina y Uruguay, las reclamaciones marítimas de Bolivia a Chile y Perú o las diferencias en el seno de la Comunidad Andina o Mercosur, entre otros.

El Rey de España es el único jefe de estado iberoamericano que ha participado en las XVII Cumbres Iberoamericanas, que nacieron en Guadalajara (México) en 1991.

El lema de la cohesión social elegido para esta cumbre es "un desafío y una ambición" para la Comunidad Iberoamericana de Naciones en su conjunto, subrayó el monarca a su llegada a la capital chilena.

Los presidentes de México, Felipe Calderón, y de República Dominicana, Leonel Fernández, no participarán en la Cumbre por la catástrofe causada en sus países por la tormenta tropical Noel.

Tampoco vendrá el presidente de Panamá, Martín Torrijos, y Cuba está representada por el vicepresidente, Carlos Lage.

El misterio rodeó la llegada del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien hasta pocas horas antes del inicio de la Cumbre Iberoamericana no confirmó que aunque no estará en la jornada inaugural, sí amanecerá el viernes en Santiago de Chile.

De igual modo no estarán en el inicio de la Cumbre el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el de Perú, Alan García, y el de Honduras, José Manuel Zelaya, que se incorporan mañana.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, seguidor de la línea bolivariana que impulsa Chávez, saludó con un "hasta la victoria siempre" a su llegada hoy a Santiago de Chile,

"Aquí estamos para seguir construyendo esta patria grande como soñó José Martí, Bolívar, nuestros libertadores, el propio Salvador Allende, cuando dijo que más temprano que tarde por las grandes alamedas pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor", manifestó Correa, quien sorprendió con su discurso político nada más pisar suelo chileno.

También de forma contundente, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, proclamó a su llegada que "la democracia colombiana esta haciendo un esfuerzo para deshacerse de la dictadura del terrorismo de la guerrilla, de los paramilitares y de cualquier signo".

El jefe de estado argentino, Néstor Kirchner, y su esposa y presidenta electa, Cristina Fernández, nada más llegar participaron hoy en una ceremonia en la cual el jefe de Estado descubrió una placa conmemorativa del asilo brindado por Argentina a los ciudadanos chilenos y de otros países tras el golpe militar de 1973.

La futura presidenta de Argentina, que saludó muy sonriente a su llegada consciente del interés que suscita, desarrollará en Santiago una agenda propia, que incluye una entrevista con la mandataria chilena, Michelle Bachelet, en el Palacio La Moneda y un encuentro con el rey Juan Carlos.

Bachelet y Fernández serán el próximo año en El Salvador las dos mujeres presidentas en la Cumbre Iberoamericana, que en Santiago de Chile cambió por primera vez la terminología de los comunicados oficiales para incluir la mención en femenino "jefa de estado" en referencia a Bachelet.

La paralela "Cumbre de los Pueblos", patrocinada por organizaciones de izquierda, se inauguró hoy en la Universidad Arcis de Santiago, con una polémica suscitada por la eventual presencia del portavoz de las FARC, Raúl Reyes, y que motivó una advertencia del gobierno de Bogotá de que debía ser detenido, antes de que fuera desmentida la asistencia del guerrillero, quien estuvo presente a través de un vídeo.

En la capital chilena, se adoptaron fuertes medidas de seguridad para proteger a los mandatarios en sus desplazamientos hasta el Centro de Convenciones Riesco, sede de la Cumbre.