Archivo de Público
Lunes, 15 de Septiembre de 2008

Díaz Ferrán cesa al número dos de CEOE por falta de confianza

La Junta de la patronal vota mañana la destitución de Juan Jiménez Aguilar

P.G. ·15/09/2008 - 22:25h

El presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, aprovecha el comienzo del nuevo curso para acabar con la disensión en el seno de la patronal. Díaz Ferrán lleva a la primera reunión de la cúpula de la organización empresarial la destitución el secretario general Juan Jiménez Aguilar, quien lleva 24 años como número dos de la patronal. Con esta decisión, el presidente de CEOE trata de zanjar las fuertes diferencias con el veterano dirigente empresarial (fue la mano derecha de José María Cuevas), que se produjeron casi desde el primer momento en que asumió la presidencia de la patronal, en la primavera de 2007.

Los órganos de gobierno de la organización empresarial se reúnen mañana, en su primer encuentro después de las vacaciones de verano. Díaz Ferrán ha enviado una carta a la treintena de miembros del Comité Ejecutivo de CEOE, en la que les comunica su decisión de destituir a Jiménez Aguilar, por “pérdida de confianza”. La destitución supone además que dejaría los cargos de vicepresidente de la patronal y de presidente de la Comisión de Relaciones Laborales. El Ejecutivo deberá ratificar esta decisión, que será sometida inmediatamente a votación de la Junta Directiva, compuesta por 120 miembros.

Este es el segundo capítulo de la crisis institucional que vive CEOE en el último año y medio. A comienzos de este año, Díaz Ferrán ya intentó desalojar del puesto al número dos de la organización. Incluso circuló el nombre de su posible sustituto, José María Lacasa, responsable de relaciones internacionales. Pero las maniobras de Jiménez Aguilar recabando apoyos, y la proximidad de las elecciones del 9-M, llevaron al presidente de la organización a reconsiderar su posición. Tanto fue así que el pasado 4 de marzo, Díaz Ferrán ratificó su “total y absoluta confianza” en el vicepresidente y secretario general.

Fue un cierre en falso de la crisis, que ahora busca resolver. Si en aquel momento, Díaz Ferrán evito que los órganos de gobierno de la patronal reflejaran las diferencias de criterios de sus miembros, ahora se siente con fuerza para encontrar en la Junta Directiva del miércoles un claro voto favorable a sus decisiones. De ese modo, tendrá las manos más libres para reorientar la estrategia de la organización, con menos voces críticas en su seno, en un momento en que se inicia un nuevo proceso de diálogo social con los sindicatos y el Gobierno.

Sorpresa a medias en los pasillos empresariales

En CEOE se presumía tranquila. Estaba previsto iniciar el nuevo curso con una reunión de la Junta Directiva con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Pero la Moncloa cambió la cita, por problemas de agenda, y el presidente de la patronal aprovechó para variar el guión del encuentro de la cúpula de la organización empresarial. Aunque la historia era conocida por todos.

En CEOE se era consciente de que la crisis en el seno de la patronal se cerró en falso el pasado marzo. Pero las actitudes y los gestos del presidente y del secretario general no hacían prever que los cambios se precipitasen. Hasta ahora, ambos dirigentes han venido guardando las formas, por lo que la noticia de la carta de Díaz Ferrán planteando la destitución de Juan Jiménez Aguilar, que comenzó a circular desde primera hora de la mañana, fue una sorpresa, para muchos no muy agradable.

Se trata del enfrentamiento entre dos concepciones de la función de la patronal. Díaz Ferrán, que con su socio Gonzalo Pascual (también vicepresidente de CEOE) preside el Grupo Marsans, imagina la organización como un lobby de las grandes empresas y de las asociaciones sectoriales.

Jiménez Aguilar defiende el legado de José María Cuevas, patrón de patronos durante 23 años, que tuvo a gala la defensa del conjunto del empresariado, poniendo el acento en las pequeñas y medianas empresas, y con un destacado peso de las organizaciones territoriales. De momento, la batalla la gana Díaz Ferrán.