Archivo de Público
Lunes, 15 de Septiembre de 2008

Asistencia alimentaria reduce pérdida de peso en geriátricos

Reuters ·15/09/2008 - 20:54h

Por Joene Hendry

La atención individualizada durante las comidas diarias minimiza la pérdida de peso en los residentes de largo plazo en hogares de cuidados para la tercera edad, indicó un nuevo estudio.

La cantidad y la calidad de la asistencia alimentaria diaria "puede y hace una gran diferencia en la salud nutricional de la población frágil", dijo la doctora Sandra F. Simmons a Reuters Health.

Estudios previos demostraron que el adelgazamiento no intencional en los adultos mayores eleva el riesgo de enfermedad y muerte.

El equipo dirigido por Simmons, de la Vanderbilt University, en Nashville, Tennessee, estudió el descenso de peso no intencional en 76 residentes de geriátricos de 83 años en promedio, con riesgo de adelgazar. La mayoría de las mujeres había estado en una residencia durante tres años.

La mitad del grupo recibió asistencia para las comidas durante 24 semanas, mientras que el resto se alimentó sin ayuda adicional (grupo de control).

Durante una segunda etapa de 24 semanas, los que inicialmente habían recibido asistencia alimentaria retomaron la forma de alimentación habitual y el grupo de control recibió asistencia alimentaria.

El equipo registró el peso y la alimentación al inicio, durante y al final de cada fase del estudio.

Los resultados, publicados en Journal of the American Geriatrics Society, revelan que el 56 por ciento de los participantes mantenía o aumentaba su peso cuando recibía asistencia alimentaria, mientras que en aquellos bajo la forma habitual de alimentación esto ocurría en el 28 por ciento.

La asistencia alimentaria utilizada en el estudio demandó un promedio de 42 minutos por residente por comida y 14 minutos por residente por "snack", más tiempo del que los enfermos de una residencia les suele asignar a las comidas.

No obstante, el equipo recomienda para el cuidado diurno agrupar a los residentes para las comidas y, así, mejorar la efectividad del personal.

"Hallamos que un profesional entrenado por cada 3-4 residentes durante las comidas y un profesional entrenado por cada 4-6 residentes entre las comidas (snacks) podría ser tan efectivo como la alimentación uno a uno", dijo Simmons.

Los nuevos estudios tratarán de identificar los mecanismos óptimos para identificar y tratar a los residentes que necesitan asistencia alimentaria y cómo entrenar y manejar al personal para proporcionar mejor esa atención adicional.

FUENTE: Journal of the American Geriatrics Society, agosto del 2008