Archivo de Público
Jueves, 8 de Noviembre de 2007

Zapatero muestra en Chile su cara más solidaria

El Gobierno destinará 5.000 millones en ayudas al desarrollo

ANA PARDO DE VERA ·08/11/2007 - 22:14h

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó ayer en Santiago de Chile que en los Presupuestos de 2008 hay 5.000 millones de euros dedicados a la ayuda al desarrollo. De ellos, el 40%, 2.000 millones de euros, irán destinados a Latinoamérica. Zapatero hizo este anuncio en la "principal oficina de las Naciones Unidas en América Latina y el Caribe", como definió el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Zapatero asistió en la CEPAL, junto a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y el secretario general de la ONU, a la mesa redonda de alto nivel sobre el tema La Alianza Mundial para el Desarrollo, donde reiteró su compromiso de que España estará entre "los primeros en la ayuda al desarrollo y la cooperación".

Por eso, España alcanzará el 0,7% de ayuda al desarrollo y se constituirá "en el país que más ayuda destina al desarrollo de las ocho grandes potencias mundiales de aquí a cuatro años". La medida, que ya había sido anunciada por Zapatero hace unas semanas, fue acogida con grandes aplausos de los asistentes chilenos. El discurso del presidente empezó con buen pie ya cuando se refirió y agradeció a Bachelet el avance en el "proceso democrático" que ha experimentado Chile, fue interrumpido por los aplausos de la gente.

Estos se repitieron en varias ocasiones, sobre todo cuando Zapatero dijo que "habría que hacer una gran moción de censura colectiva a la comunidad internacional si no se cumplen los Objetivos del Milenio en los plazos fijados". España, según su presidente, "no va a recibir moción de censura y va a cumplir con sus objetivos, porque va a volcar todos sus esfuerzos por que la historia nos juzgue como nos debe juzgar: por haber cumplido". El jefe del Ejecutivo reconoció el crecimiento de Latinoamérica, la consolidación de sus regímenes democráticos, pero igualmente, dijo, "la desigualdad persiste" en un continente de grandes capacidades. "No se puede pensar solo en tener buenos números económicos sin tener buenos números sociales".