Archivo de Público
Jueves, 8 de Noviembre de 2007

Rajoy no desautorizará a Aznar por el 11-M

En el PP dicen que "hay que convivir" con el ex presidente

María Jesús Güemes ·08/11/2007 - 21:35h

Mariano Rajoy no va a desautorizar a José María Aznar por sus declaraciones sobre el 11-M. Aunque el ex presidente del Gobierno sigue defendiendo que los que planearon la masacre terrorista "no están en desiertos remotos ni en montañas lejanas", Rajoy no se pronuncia.

Algunos dirigentes del PP esperan que las palabras de su presidente de honor pierdan eco cuanto antes. Por eso no se imaginan, ni por asomo, al jefe de la oposición reprobando a su antecesor. "Si lo hiciera se armaría el cristo padre", reconocen. Rajoy, que por regla general rehúye los líos internos, no va a ser precisamente quien los fomente.

"Yo soy el responsable"

En una ocasión, sin embargo, el líder del PP sí consideró oportuno intervenir. Fue tras la celebración del Campus FAES 2004, donde Aznar se mostró contrario a una reforma constitucional y censuró la elaboración de la Constitución europea.

Su discurso cuestionó la autoridad de su sucesor. Por eso, Rajoy tuvo que recordarle que sólo a él le correspondía marcar el rumbo del partido. "Yo soy el responsable del PP y tengo que fijar la posición política y la he fijado", subrayó.

Rajoy explicó que, por aquel entonces, Aznar hablaba "desde la posición de alguien que no está en la dirección del partido, pero que mantiene sus opiniones y criterios". Y así ha sido desde entonces. Aznar tiene carta blanca para "decir lo que le dé la gana".

En el partido, algunos lo sobrellevan mejor que otros. Un sector considera que tiene todo el derecho a hacerlo y son conscientes de que, diga lo que diga, genera polémica. Los más críticos, sin embargo, creen que conviene "desvincularse de sus comentarios inmediatamente".

"Le afecta personalmente"

Para estos últimos, sólo Aznar insiste en el 11-M porque es una cuestión que "le afecta personalmente". Pero tienen claro que sus comentarios "no perjudican al partido", sino "sólo a él mismo". Un diputado advierte que les pasa como con Fraga: "Hay que convivir con ellos".

Nada más conocer la sentencia, el presidente nacional del PP recalcó que el fallo judicial no aclaraba la autoría intelectual y que, por tanto, él apoyaba "cualquier otra investigación". Pero no dijo nada de pasar página. No fue hasta dos días después cuando habló de futuro. Desde entonces, no ha tenido "nada más que añadir".

Con tanto cruce de valoraciones, los líderes del PP parecen un tanto perdidos. Algunos apoyan a Rajoy, otros no quieren quedar mal con Aznar... "Es una cuestión de matices", explicaban a Público. Más bien, sonaba a algo de follón.

Fuentes oficiales del PP desmentían cualquier tipo de confusión: "El presidente de honor no tiene una función ejecutiva. El líder del PP es Rajoy y el partido hace lo que él dice".

A cuatro meses de las generales, en Génova prefieren no analizar si este debate les conviene o no. Algunos reconocen que Aznar mantiene vivo y encendido a su electorado más radical. Pero también saben que deben ir ganando terreno entre los votantes de centro.

Los asesores de Rajoy están convencidos de que a estos últimos se los ganarán al presentar el programa electoral y con "el discurso moderado" de su líder.