Archivo de Público
Sábado, 13 de Septiembre de 2008

Los soldados rusos se retiran de puerto georgiano de Poti

Reuters ·13/09/2008 - 10:27h

Los soldados rusos se retiraron el sábado del puerto georgiano de Poti, en el Mar Negro, dentro del plazo fijado por un acuerdo patrocinado por Francia.

Un reportero de Reuters vio soldados en vehículos blindados de transporte de personal retirándose de sus posiciones en las afueras de Poti. Las fuerzas rusas tienen otros puestos en el camino al pueblo cercano de Senaki, que el viernes preparaban su salida.

Rusia envió fuerzas al interior de Georgia el mes pasado, después de repeler un intento de Tiflis de retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur, favorable a Moscú.

Moscú accedió el lunes a retirar a sus tropas del centro de Georgia dentro de un mes, pero no se comprometió a reducir su presencia militar en Osetia del Sur y Abjasia, la otra región georgiana separatista.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, medió en nombre de la Unión Europea y logró asegurar el retiro ruso del territorio georgiano que no está en disputa durante sus negociaciones con el presidente ruso, Dmitry Medvedev.

La intervención de Moscú en Georgia, por donde pasan los oleoductos preferidos por occidente para llevar el petróleo y el gas del Mar Caspio a los mercados europeos porque evitan a Rusia, ha provocado una amplia condena internacional.

Rusia ha dicho que mantendrá unos 7.600 soldados en Osetia del Sur y Abjasia, que el mes pasado fueron reconocidos por el Kremlin como estados independientes.

Medvedev ha asegurado que el acuerdo de retirada fue posible una vez la UE ofreció garantías de que Georgia se abstendría de usar la fuerza contra sus regiones separatistas.

El acuerdo depende del despliegue de una fuerza de vigilancia internacional, que incluirá a una unidad de 200 miembros de la Unión Europea, según un texto del pacto divulgado por el Kremlin.

El mes pasado, Rusia afirmó que estaba moralmente obligada a enviar a sus fuerzas para evitar lo que describió como un genocidio en las regiones separatistas de parte del Gobierno georgiano e instigado por su aliado Estados Unidos.

/Por Niko Mchedlishvili/.*.