Archivo de Público
Jueves, 8 de Noviembre de 2007

El Rey Abdala pide una solución que garantice el acceso de Irán a tecnología pacífica

EFE ·08/11/2007 - 19:55h

EFE - El rey Abdalá II de Arabia Saudí firma el libro de honor de la ciudad de Berlín, Alemania, hoy jueves 08 de noviembre. El rey Abdalá II realiza una visita de tres días a Alemania.

El rey de Arabia Saudí, Abdala Bin Abdelaziz, ha instado a una solución negociada al contencioso por el programa nuclear iraní, que garantice el acceso de la República Islámica y de otros Estados de Oriente Medio a la tecnología atómica pacífica.

"Queremos que esta crisis se solucione a través del diálogo y la negociación, de modo que se garantice el derecho de Irán y de cualquier otro país al uso pacífico de tecnología nuclear según los principios del Organismo Internacional de Energía Atómica", dijo el rey Abdala en declaraciones al periódico alemán Frankfurter Allgemeine, recogidas hoy por la agencia saudí SPA.

Su declaración aparece una semana después de que el ministro saudí de Asuntos Exteriores, príncipe Saud al Faisal, anunciara una propuesta de los países árabes del Golfo Pérsico para la creación de una planta de enriquecimiento de uranio para todos los Estados de la zona, incluida la República Islámica.

La propuesta fue revelada recientemente en Londres por el ministro saudí de Asuntos Exteriores, príncipe Saud al Faisal, quien afirmó que el objetivo de la oferta es satisfacer el derecho de Irán a la tecnología nuclear y asegurar a la comunidad internacional de que el programa iraní no se utilizaría para fines militares.

"Queremos que Oriente Medio esté libre de las armas de destrucción masiva (..) el mundo teme que Irán desarrolle armas nucleares e Irán dice que su programa es pacífico (..) si es así, no vemos necesidad del escalonamiento del tono de la confrontación y el desafío que sólo complican la situación", agregó el monarca, que realiza una gira por varios países europeos.

El asesor del consejo Supremo de la Seguridad Nacional iraní, Yavad Vaidi, afirmó el pasado sábado que su país "recibe con beneplácito las iniciativas para el enriquecimientos de uranio en otros Estados, pero rechaza que éstas sean condicionadas a la suspensión del enriquecimiento en el interior de Irán".

Arabia Saudí y sus socios del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) Pérsico, no ocultan su inquietud por los planes nucleares iraníes, ni por las consecuencias sobre sus economías de un eventual conflicto bélico entre EEUU e Irán a raíz del programa iraní.