Archivo de Público
Jueves, 11 de Septiembre de 2008

CiU y ERC aprietan a Montilla

Las apelaciones a la flexibilidad del president ponen en guardia a los nacionalistas en la Diada

FERRAN CASAS ·11/09/2008 - 21:07h

La Diada nacional de Catalunya vino marcada por la financiación y no escondió el temor de los partidos a un mal acuerdo o un no acuerdo con el Ejecutivo central. La situación tomó este jueves un giro (hasta cierto punto inesperado)  porque CiU y ERC exhibían al alimón, de forma más o menos pública, su inquietud motivada por el tono conciliador que, en las últimas horas, exhibió José Montilla. No dudaron en meterle presión.

El president habló de ser “flexibles”, llegar al mejor acuerdo “posible” e insistió, este jueves en los micrófonos de la Ser, en la importancia de que, después de contribuir a la solidaridad, Catalunya no quede por debajo de la media en dinero disponible por ciudadano. No tolerará que pase, pero no mentó la petición que hasta ahora formulaba su Govern de no alterar la posición en el ránking de recursos per cápita (ahora, en relación al resto de autonomías, pasa de tercera o cuarta antes de aportar al fondo de solidaridad, a la décima o undécima).

Evitar la frustración

Fuentes del Govern hicieron notar que Montilla es práctico y busca evitar “frustraciones” venideras. Apuntaron que hay que asegurar ese principio y que el de ordinalidad (no moverse en el ránking) se negociará en la fase final. Zapatero ya ha asumido que Catalunya no quede por debajo de la media. Sostuvo que no sería “razonable” que vuelva a ocurrir.

Pero para CiU la ordinalidad es básica pese a que, como les recordó Zapatero, el Estatut pactado por Artur Mas en la Moncloa sólo cita el ránquing de renta por cápita y no el del dinero por persona del que dispondrá el Govern. Mas afirmó que él garantiza la unidad de acción pero ahora es Montilla quien debe garantizar “la firmeza y los objetivos”.

Fuentes de CiU insistían en que la ordinalidad es un compromiso del conseller Castells y que, si lo abandona, “deberá explicarse”. Adelantaban que pedirán explicaciones a un Govern que, según ellos, no debe negociar con Madrid “sino limitarse a aplicar lo pactado”.

En paralelo, el líder de ERC Joan Puigcercós avisó al president que no confunda “la flexibilidad y el entreguismo”. Este jueves sorprendió con una entrevista en Avui en la que se mostraba condescendiente con Mas por lo pactado en la Moncloa y hablaba de “cambio” y escenarios de “entente” con CDC (dejando a Unió al margen).

De TV3 a Zaragoza

La Diada, cargada de apelaciones a la unidad y augurios sobre un fracaso negociador, discurrió en diversos escenarios y puntos de interés, entre ellos la presencia de banderas independentistas en casi 120 ayuntamientos, el 25 aniversario de TV3 (uno de los mayores logros de la autonomía) o el día de Catalunya en la Expo, donde se trasladaron las autoridades por la tarde.

El acto institucional del Parc de la Ciutadella, discreto en lo simbólico pero generoso en lo artístico, congregó a 15.000 personas, menos que otros años. Tampoco fueron legión los más radicales, en el Fossar. Pero ERC y su entorno, tensos por el debate de la financiación, no fallaron pese al puente. Sus manifestaciones sí aguantaron el tipo.

Diversos bloques en la manifestación

En la Diada toman protagonismo grupos y partidos independentistas, que ayer se volvieron a manifestar. Por la tarde se congregaron miles de ciudadanos en el centro de Barcelona en apoyo a las 50 entidades convocantes para pedir un Estado para Catalunya, informa Patricia Horrillo. Con la consigna ‘Somos una nación. ¡Queremos un Estado propio!’, la novedad fue la marcha de la plataforma Sobirania i Progrés, que partió con el actor Joel Joan, uno de sus miembros más activos, y otras personalidades a la cabeza. Reunieron a unas 4.000 personas.

Sus cifras las superó el bloque de ERC (este año sin Carod) con un número algo mayor. Los independentistas extraparlamentarios y EUiA también se manifestaron.