Jueves, 8 de Noviembre de 2007

Surgen nuevas esperanzas en favor de los españoles en el Chad

EFE ·08/11/2007 - 16:33h

EFE - El presidente francés, Nicolás Sarkozy (I), y el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero (c), escuchados por las azafatas liberadas y el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos (d).

Los tres españoles encarcelados en Chad no han sido mencionados hoy durante el careo entre franceses y chadianos, lo que, según su abogado, los desvincula de la acusación de complicidad en el caso de intento de secuestro de 103 niños.

El piloto del avión de Girjet Agustín Rey, el copiloto Sergio Muñoz y el auxiliar de vuelo Daniel González permanecen en una prisión de la capital de Chad, Yamena, a la espera de que el juez acepte o no la petición de libertad provisional presentada el martes por su abogado, Jean Bernard Padaré.

Los españoles, los franceses y los chadianos están detenidos por el intento de traslado de los niños a Francia, el pasado 25 de octubre, una operación montada por la organización no gubernamental "El Arca de Zoé" que se hizo con grandes irregularidades y que llevó a la detención de una veintena de personas.

En declaraciones a Efe, Padaré dijo que espera que "el juez se pronuncie favorablemente entre mañana, viernes, y el martes como muy tarde".

Padaré se muestra optimista porque, según cree, el hecho de que no se haya requerido la presencia de los españoles durante el careo entre los cuatro chadianos y los miembros de la asociación Arca de Noé es "una excelente noticia"

"Significaría que la participación de los españoles en el caso no sería de origen criminal", agregó el letrado.

Esta opinión es apoyada por Mario Stasi, uno de los cuatro abogados de los franceses, quien declaró que "en ningún momento se ha hablado de los españoles", por lo que cobraría peso la versión de su defensa.

Las declaraciones de Padaré y Stasi se producen en el preciso momento en el que el Gobierno de Chad ha anunciado la apertura de una investigación paralela sobre otro vuelo perteneciente a otra asociación caritativa que, el 17 de septiembre, habría volado desde el país africano hasta Francia con 74 niños a bordo.

Pero la información ha sido desechada por Mario Stasi. "Es una aberración -afirmó-, una pura invención por parte de los medios de comunicación".

"Resulta imposible montar una operación de esa magnitud manteniendo el anonimato", insistió.

Los magistrados, por medio del adjunto del fiscal general del Estado, Djimet Arabi, mantienen el secreto del sumario, pero aseguran que conservarán su neutralidad al margen de las consideraciones políticas que el escándalo ha suscitado.

Djimet Arabi dijo a Efe que, en lo que respecta a los españoles, se está investigando el cambio de matrículas en el avión de Girjet y también, su emplazamiento "medio escondido" en el aeropuerto de Abéché.

"Esa manera de aparcar el avión no es normal, sobre todo en una operación de carácter humanitario", afirmó Arabi.

En su opinión, la responsabilidad no debería ser compartida entre los responsables de la organización "El Arca de Zoé" y los tripulantes españoles.

"Cuando alguien coge un taxi da lo mismo que el destino final sea un burdel o una iglesia, siempre y cuando se pague la carrera", afirmó.

"Lo que tenemos que averiguar -añadió- es el grado exacto de responsabilidad de los españoles para determinar si existe fraude o no".

Sobre la situación política que ha derivado del caso, Arabi explicó que si los detenidos franceses fueran procesados, juzgados y condenados, Chad podría aplicar el acuerdo jurídico firmado en 1976 para extraditar a los franceses, siempre y cuando se trate de un acuerdo bilateral.

"Hay numerosos ciudadanos chadianos en las cárceles francesas. ¿Por qué no podríamos nosotros encarcelar a franceses que han cometido delitos y pedir una extradición recíproca?", se preguntó Arabi.

La posibilidad de que sean juzgados en Francia los franceses detenidos aquí ha sido planteada por el presidente galo, Nicolas Sarkozy, pero descartada por su colega chadiano, Idriss Deby.

En la calle, mientras tanto, el sentimiento de repulsa hacia la ONG parece unánime. Medio centenar de miembros de Estrella de Bronce, una asociación que aspira a convertirse en partido político, ha obtenido permiso de las autoridades para manifestarse delante de la embajada francesa en Yamena.

Exigieron públicamente el final de las injerencias francesas en los asuntos internos del país, así como el procesamiento de los franceses en este país.

También pedían, al igual que otros manifestantes de ayer, la pena de muerte para los cuatro chadianos acusados de complicidad, una sentencia dura justificada por el hecho de que entre los cuatro se encuentran un subjefe de policía y un delegado provincial.

"La complicidad de semejantes cargos públicos significa que ha existido corrupción", afirmó uno de los participantes en la manifestación, que se identificó como Alaina.