Archivo de Público
Jueves, 11 de Septiembre de 2008

Un informe denuncia que Israel se adueña de tierra palestina

Reuters ·11/09/2008 - 10:50h

Las autoridades y los colonos israelíes se han apoderado de grandes áreas de terreno en la ocupada Cisjordania para usarlas como zonas de seguridad en torno a los asentamientos judíos, dijo el jueves un grupo de defensa de los derechos humanos.

En un nuevo informe, el grupo israelí B'Tselem indicó que unos doce asentamientos situados al este del muro levantado por Israel habían colocado vallas en virtud de un plan de "Zona especial de seguridad", impidiendo que los agricultores palestinos lleguen a sus campos.

B'Tselem, que se opone a la construcción israelí de asentamientos en el territorio ocupado en la Guerra de los Seis Días, en 1967, estimó que la zona global de algunos de estos asentamientos se había doblado con creces.

Unos 70.000 colonos viven al otro lado de la barrera de alambre y cemento que se está construyendo en Cisjordania, y los responsables de seguridad consideran estos enclaves particularmente vulnerables a ataques.

Cuando le preguntaron sobre el informe de B'Tselem, el Ejército israelí dijo que había establecido zonas de seguridad en torno a los asentamientos después de que estos fueran atacados en repetidas ocasiones por palestinos y docenas de civiles israelíes hubieran muerto.

"El uso de estas zonas ha sido aprobado varias veces por el Tribunal Supremo israelí. Cualquier construcción en estas zonas es ilegal", dijo el Ejército.

B'Tselem dio sólo una estimación aproximada del territorio total cerrado a los palestinos, pero añadió que unas 456 hectáreas han sido "anexionadas de forma no oficial" fuera de los 12 asentamientos.

Añadió que la mitad del territorio cerrado estaba en manos privadas de palestinos.

Un portavoz del consejo de colonos Yesha, un grupo que ampara a los israelíes que viven en Cisjordania, dijo que el control de estas zonas era una medida de seguridad necesaria.

"A B'Tselem debe quedarle claro que si sus demandas se aceptan, será más fácil asesinar a judíos", dijo Yishai Hollander.

El viceprimer ministro israelí, Haim Ramon, ha propuesto ofrecer una compensación a los colonos que viven al otro lado del muro de Cisjordania y que quieran trasladarse a Israel o a los enclaves principales que intenta conservar en un eventual acuerdo de paz con los palestinos.

Israel dice que el muro, calificado de ilegal para el Tribunal Internacional de Justicia porque se levanta sobre un territorio ocupado, mantiene apartados a los suicidas palestinos.

Los palestinos consideran que se les ha arrebatado su tierra y dicen que cualquier expansión podría negarles un estado viable en Cisjordania.

/Por Ori Lewis/