Archivo de Público
Miércoles, 10 de Septiembre de 2008

Vacunan a padres de bebés de alto riesgo en hospitales de EEUU

Reuters ·10/09/2008 - 19:59h

Un nuevo estudio sugiere que la unidad de terapia intensiva neonatal (UTIN) es un buen entorno para ofrecer a los padres de bebés de alto riesgo la aplicación de la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa para proteger a sus hijos de las infecciones pediátricas más frecuentes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) recomiendan una dosis de la vacuna triple o TdaP para los adultos inmunizados que estarán en contacto con bebés menores de 12 meses en la UTIN, publicó la revista Pediatrics.

En el nuevo estudio, el equipo dirigido por Shetal I. Shah y Andrew M. Dylag, de la State University of New York, evaluó la posibilidad de administrarle la TdaP a los padres de bebés de alto riesgo en una UTIN.

Entre julio y octubre del 2007, los padres de bebés internados en una UTIN recibieron información impresa a través de una carta junto a la cama del bebé con explicación de los riesgos y los beneficios de recibir la vacuna TdaP.

Los riesgos de la tos convulsa se reforzaron a través de información suministrada por el personal de la unidad, a la vez que se destacó la importancia de la vacunación de los padres. Este servicio se ofreció de manera gratuita, durante 20 horas por día.

Durante el estudio, 352 niños de entre 23 y 42 semanas de vida ingresaron a la UTIN. De los 598 padres seleccionados, a 495 (el 82,8 por ciento) se les ofreció la TdaP.

El equipo señala que al inicio del estudio menos del 2 por ciento de los padres había recibido la vacuna.

En general, 430 padres recibieron la TdaP, es decir, una tasa de vacunación del 86,9 por ciento en la población estudiada.

El 11,1 por ciento de los padres (55) se negó a recibir la vacuna, generalmente porque consideraban que la tos convulsa no era una amenaza importante para la salud o porque no creían en la utilidad de la inmunización.

Diez padres (el 2 por ciento) tenían enfermedades que los excluían clínicamente de la vacunación.

La edad de los padres no influyó en la tasa de vacunación, indicó el estudio. Las características de los bebés, como una menor internación y un alto peso al nacer, coincidieron con la falta de ofrecimiento de la vacuna.

La TdaP fue bien tolerada; no se registraron reacciones alérgicas.

"Se necesitan más ensayos multicéntricos para determinar si esta tasa de inmunización se puede reproducir en otras UTIN y se puede mantener más allá de los cuatro meses que duró el estudio", concluyó el equipo.

FUENTE: Pediatrics, septiembre del 2008