Archivo de Público
Martes, 9 de Septiembre de 2008

Sanz insiste ante Rajoy en que UPN es autónomo

El presidente navarro no retira "ni una palabra" sobre su deseo de negociar los Presupuestos. Rajoy no quiso responder a ninguna pregunta sobre las consecuencias que podría tener un apoyo explícito de UPN a las cuentas de Zapatero

La irritante cantinela de Mariano, por Manuel Rico

GUILLERMO MALAINA ·09/09/2008 - 22:37h

Secuencia que muestra a Rajoy bajando sutilmente el micrófono con las siglas de UPN. Al final tuvo que devolverlo a su posición original.

En presencia de Mariano Rajoy, el presidente de Navarra, Miguel Sanz, sostuvo ayer que Unión del Pueblo Navarro (UPN) es un partido "autónomo" y que no retira "ni una palabra" de lo dicho hasta ahora sobre la posibilidad de que los dos diputados de la formación regionalista apoyen en el Congreso los Presupuestos de 2009, aunque el PP vote en contra.

El presidente foral y líder de UPN (marca del PP en Navarra) abrió la caja de Pandora con esa declaración el pasado domingo, y ayer compareció junto a Rajoy en Pamplona para dar una imagen de normalidad. Ante los micrófonos, los dos coincidieron en que el pacto entre ambas formaciones goza de "buena salud", pero ni Sanz quiso rectificar lo dicho, ni el presidente conservador quiso responder a una pregunta sobre las consecuencias que podría tener un apoyo explícito de UPN a las cuentas del Gobierno de Zapatero sin el visto bueno del PP.

Ante el revuelo generado, ambos optaron por ofrecer una cara amable y buenas palabras al finalizar la reunión celebrada por la comisión de seguimiento del pacto entre ambas formaciones. Alrededor de la mesa, además de Rajoy, se sentaron por parte del PP su secretaria general, María Dolores de Cospedal; la vicesecretaria de Organización, Ana Mato; la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría; y el vicesecretario de Política Local y Autonómica, Javier Arenas, a quien, precisamente, el presidente navarro había invitado el día anterior a "meterse en su casa".

Arenas, incómodo

Sea o no consecuencia de esa invitación, Arenas fue el único miembro de la comisión conservadora que se ausentó justo antes del inicio de la comparecencia conjunta ofrecida por Rajoy y Sanz, quienes insistieron en la fortaleza del pacto y dieron respuestas matizadas en torno a la polémica generada por el presidente navarro. En una entrevista publicada el pasado domingo, Sanz había contestado que "sí" a una pregunta sobre si "los dos diputados de UPN podrían apoyar los presupuestos del Estado, aunque el PP vote en contra", pero ayer quiso evitar dar una respuesta tan tajante en presencia de toda la cúpula del PP.

Lo máximo que llegó a admitir el presidente navarro es que "en el supuesto de que haya una falta de coordinación, de criterio o de entendimiento en lo que responda al interés general, UPN tiene capacidad para votar conforme a la posición que considere más oportuna".

La reunión de ayer sirvió para calmar algo las aguas entre PP y UPN, al menos aparentemente, pero aún está por ver qué margen de maniobra puede tener el partido regionalista en las negociaciones, es decir, si podrá sentarse a la mesa directamente con los representantes del Gobierno o bien deberá ceder el testigo al aparato del PP. Cuestionado también sobre ello, Sanz dejó el asunto en el aire con una respuesta indefinida: "Ya veremos".

Lo que es seguro, en palabras de Rajoy, es que su grupo incluirá las propuestas de UPN en las enmiendas que plantee al proyecto de ley de Presupuestos generales. "Lo importante es que haya Presupuestos y sean buenos", afirmó, en medio de la polémica.

La lista de propuestas de UPN, según explicó Sanz, incluyen el impulso de medidas fiscales para las Pymes, la financiación de servicios derivados de la Ley de Dependencia, la potenciación de las energías renovables, una mayor cobertura presupuestaria en I+D+I, la elaboración de un Plan Nacional de Residuos, así como inversiones para infraestructuras en Navarra, como el corredor de alta velocidad y su enlace con la ‘Y vasca'.

El presidente navarro quiso destacar que ambas formaciones comparten una "clara voluntad" para negociar estas propuestas y los Presupuestos Generales en su conjunto. "UPN y PP nunca han tenido problemas a la hora de cumplir con sus compromisos derivados del pacto. Espero, y es mi deseo, que sigamos votando en el mismo sentido porque compartimos los mismos criterios", agregó.

Contención del gasto

El presidente del PP insistió en las medidas económicas que viene reclamando del Gobierno, como la contención del gasto público en los Presupuestos de 2009, para que no crezca más de un 2%, así como una rebaja en el Impuesto de Sociedades hasta el 20% para las pequeñas y medianas empresas. "La responsabilidad exige que en Navarra se apruebe un Presupuesto y que en España se apruebe un presupuesto con el objetivo de atender a las familias españolas y abordar la crisis".

Rajoy concluyó su visita a Navarra con una cita más relajada que la mantenida con Sanz. Ofreció una conferencia titulada Constitución y retos de futuro en la octava edición de los cursos de verano José Javier Múgica, organizados por UPN en recuerdo del edil regionalista asesinado por ETA el 14 de julio de 2001.

Rajoy presentó a su partido como una alternativa repleta de "sensatez y sentido común", que "tiende puentes" y "no moraliza ni desdeña al contrario". Además, tachó al Gobierno de "irresponsable" y aseguró que le parecía "terrible" que se abriera el debate sobre el aborto "para distraer la atención".