Archivo de Público
Martes, 9 de Septiembre de 2008

La esposa del Fritz polaco: "A pesar de todo, amaba a mi marido"

La opinión pública se pregunta porqué la madre de Alicja esperó seis años en denunciar los abusos sexuales de su marido a su hija

EFE ·09/09/2008 - 18:37h

La madre de Alicja, la joven que fue encerrada y violada sistemáticamente por su padre durante los últimos seis años en una relación de la que nacieron dos niños, lamentó hoy lo sucedido y reconoció que conocía los hechos "desde el principio", aunque a pesar de todo amaba a su marido.

"Mi esposo quitaba el picaporte de la puerta, se encerraba con nuestra hija en la habitación y a mí me ordenaba ir arriba a ver la televisión", explicó la mujer en una entrevista con la cadena TVN.

Mientras, la opinión pública polaca se pregunta porqué la madre de Alicja esperó seis años y no decidió denunciar los hechos antes, algo por lo que podría ser condenada hasta a tres años de prisión.

"Claro que sabía que todo estaba mal, pero ¿qué podía hacer? ¡El me amenazaba, por eso nunca dije nada y callaba, tenía miedo!", admitió la esposa del ya conocido como Fritz polaco, un hombre de 45 años que ya está a disposición judicial tras la denuncia de la propia Alicja y de su madre.

"Sentía tanto lo que estaba pasando, aunque a pesar de todo amaba a mi marido", confesó esta mujer, que justifica su silencio durante tantos años además de por el miedo a su cónyuge, por un intento de proteger al otro hijo de la familia, un niño de 11 años.

Otro 'monstruo' 

El acusado, un polaco de 45 años, ha sido puesto hoy a disposición judicial, acusado de haber mantenido durante los últimos seis años a su hija encerrada en un cuarto de la casa familiar, donde la violó en repetidas ocasiones, en una relación incestuosa de la que nacieron dos niños que el padre obligó a dar en adopción.

Las autoridades tuvieron conocimiento de los hechos tras las denuncias de la propia hija, que hoy tiene 21 años, y su madre, la esposa del detenido, que decidieron revelar a los agentes el infierno que se vivía en su casa de Grodziska, una aldea al este de Polonia, según informó el portavoz de la comandancia central de policía, Mariusz Sokolowski.

Como reconoció el propio Sokolowski, este dramático caso recuerda a lo sucedido hace meses en Austria, donde el perito electricista jubilado Josef Fritz mantuvo secuestrada en un sótano a su hija, en un cautiverio durante el que nacieron siete hijos fruto de la forzada relación incestuosa.