Archivo de Público
Martes, 9 de Septiembre de 2008

El barco hundido en el Puerto de Tarragona vierte 10.000 litros de fuel

Las autoridades señalan que no hay peligro tras la instalación de barreras de contención. El barco transportaba 750 toneladas de fuel, 260 de diesel y 3.000 litros de carburante para consumo propio

OTR PRESS ·09/09/2008 - 18:14h

 

El barco cargado de combustible que se hundió la pasada madrugada en el Puerto de Tarragona vertió 10.000 litros de fuel al mar, sin que todavía se conozcan las causas que provocaron esta situación.

Ante la alarma, el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rogel, señaló que no existe peligro "más allá de la situación interna del Puerto", ya que tras el suceso se colocaron barreras de contención para evitar que se extendiera el escape. De hecho, el vertido se encuentra actualmente en su totalidad fuera de dichas barreras, en el interior del Puerto, por lo que no hay posibilidad de que se extiendan.

Rangel explicó que una vez conocida la situación se pusieron "todos los trabajos en marcha" y destacó que se movilizaron todos los recursos "con toda rapidez", de manera que se ha podido controlar "satisfactoriamente" la situación.

Al respecto, la Subdelegación del Gobierno en Tarragona informó que la Capitanía Marítima activó a las 8.15 horas el Plan nacional de contingencias por contaminación marina. Esto implica el cierre de las barreras de contención y la disposición de una doble barrera para cerrar todo el muelle y evitar posibles escapes del producto. También activaron embarcaciones Pelícano para recoger el producto y, eventualmente, sacar a flote del barco.

"Todas las manchas localizadas tienen un control con los medios adecuados" 

Rangel explicó que estuvo en contacto permanente con la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, que facilitó varios dispositivos dependientes de su Departamento, y a la que transmitió que no hay "ninguna situación de riesgo que pueda afectar más allá de la situación interna del Puerto, que está controlada". En este sentido quiso enviar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos señalando que "todas las manchas localizadas tienen un control con medios adecuados y proporcionados", ya que se encuentran fuera de las barreras de contención, es decir en el interior del puerto y sin posibilidad de avanzar hacia las costas.

En este sentido, el consejero de Interior, Joan Saura, destacó la "respuesta rápida" de las actuaciones realizadas para controlar este vertido: "Ha habido una gran respuesta y rápida cuando ha ocurrido el incidente", señaló, añadiendo que a primera hora de la tarde "ya se puede decir que está todo controlado en el Puerto de Tarragona" y por tanto "no ha salido ningún tipo de líquido fuera de él".

Había pasado las revisiones

La embarcación accidentada es una gabarra de 36 metros de eslora y está destinada a suministrar carburante a otros barcos. Se hundió parcialmente sobre las 6.45 horas de hoy por la parte de popa en el muelle de Reus del Puerto, sin causar víctimas, y perdió parte de su contenido. Se trata de una embarcación que estaba "en perfectas condiciones de navegabilidad", según Rangel, y tenía autorización para navegar hasta el mes que viene.

"Había pasado las inspecciones oportunas y en principio no presentaba ningún problema", y estaba ajustada hoy por hoy a la normativa, aunque iba a ser sustituida por otra de características diferentes, explicó. Todavía se desconocen las causas que llevaron a la embarcación a hundirse, aunque ya se han iniciado las investigciones para aclararlo.

Por ahora sólo se conoce que estaba amarrada cuando se hundió y en dicho momento transportaba 750 toneladas de fuel, 260 de diesel y 3.000 litros de carburante para consumo propio.

Los ecologistas piden investigar 

Por su parte, la entidad ecologista tarraconense Mediterrània-CIE pidió hoy una investigación "exhaustiva" sobre las causas del hundimiento del barco.

 

El grupo ecologista consideró, en un comunicado, que la legislación debería ser "más estricta" en los barcos de transporte de combustible. "No se debería permitir que un barco de 24 años de antigüedad, y que no se adapta a la normativa europea que exige que los barcos tengan casco doble, continúe trabajando en nuestras costas", agregó.

 

Mediterrànea-CIE lamentó el vertido ocasionado por el hundimiento y remarcó que "las manchas que ensucian el litoral, el fondo marino y las playas de Tarragona se repiten con demasiado frecuencia".

 

En este sentido, subrayó que el último incidente importante tuvo lugar hace menos de un año, cuando el impacto de un barco en la monoboya de Repsol provocó el vertido de 500 litros al mar.