Archivo de Público
Martes, 9 de Septiembre de 2008

La dirección de GM Figueruelas pretende suprimir 600 contratos durante un año

Será a partir de noviembre en la planta de Figueruelas (Zaragoza) para hacer frente a la caída de la demanda

EFE ·09/09/2008 - 15:36h
El comité ha recibido con "sorpresa" esta medida y "no está de acuerdo" con ella

La dirección de General Motors (GM) España pretende suprimir durante un año, a partir del próximo noviembre, un total de 600 contratos en la planta de Figueruelas (Zaragoza) para hacer frente a la caída de la demanda, según el presidente del Comité de Empresa, José Juan Arcéiz.

La medida, que comenzará a negociarse la próxima semana, afectará principalmente al personal de manufactura de la planta, que da empleo a unas 7.500 personas y produce de manera simultánea el Opel Corsa, el derivado comercial Combo y el monovolumen Meriva.

El comité, con el que se reunió esta mañana la dirección de la empresa, ha recibido con "sorpresa" esta medida, que la compañía justifica en la caída de la producción en un 10%.

Arcéiz subrayó que el Comité "no está de acuerdo" con ella, por lo que pedirá a la dirección estudiar los volúmenes de producción "con precisión" y planteará "alternativas" a la supresión temporal de los contratos.

Esta noticia se produce sólo once días más tarde de que GM Europa anunciara la retirada del plan de competitividad que implicaba la supresión de 5.525 puestos de trabajo en toda Europa, de los que 900 empleos correspondían a Figueruelas.

Sin alternativas

GM Europa optó finalmente por retirar el plan anunciado en febrero para estudiar otras alternativas ante la crisis que afecta al mercado automovilístico, aunque fuentes sindicales atribuyeron la marcha atrás a la debilidad financiera de la multinacional, que hubiese dificultado el pago de las indemnizaciones a los afectados por el plan de empleo.

La caída de las ventas ya tuvo las primeras consecuencias para Figueruelas con el anuncio de los paros para los días 22 y 23 de septiembre, y 3, 6, 7, 8, 9 y 10 de octubre, lo que en total supondrá reducir la producción de la factoría en unas 16.000 unidades.

En la reunión de hoy, el Comité de Empresa ha exigido reabrir "con la mayor urgencia posible" la mesa de negociación del nuevo convenio colectivo, que la dirección pretendía aplazar a la espera de conocer las medidas de competitividad adoptadas por GM Europa.

El Comité entendía que hay puntos de la negociación que se pueden adelantar a las conversaciones europeas y la empresa ha aceptado finalmente mantener una reunión el 18 de septiembre.