Archivo de Público
Martes, 9 de Septiembre de 2008

Bardem atribuye sus declaraciones en 'The New York Times' a un problema de "comunicación lingüística"

El actor matiza que sólo se refería "a un pequeño grupo de personas" cuando hablaba de los que dicen que se "ha vendido", y dice sentirse "dolido" por la confusión generada por su entrevista en la revista T magazine

EFE ·09/09/2008 - 10:36h

"Los españoles son duros. Critican mi trabajo y dicen que me he vendido. Quieres decirles: ¡dejadlo! sois una pandilla de estúpidos!".

Estas declaraciones de Javier Bardem, ganador este año del Oscar al mejor actor por su trabajo en la cinta No es país para viejos, eran algunas de las recogidas este martes por el suplemento T magazine, del diario The New York Times, en una entrevista concedida por el actor. Pero, al parecer, bien por la expresión del artista, bien por la comprensión de la entrevistadora, lo transcrito al papel distaba bastante de lo dicho realmente por el entrevistado. Así, Bardem se ha visto en la obligación de salir al paso para matizar las palabras que se le atribuyen en el célebre rotativo: "Muy al contrario de lo que se ha dicho", declara el actor en un comunicado, "me siento orgulloso de mi país y con mi trabajo he intentado siempre contribuir a su cultura dentro y fuera de España y honrar mis raíces".

Bardem considera que "por problemas de comunicación lingüística y dificultades idiomáticas no llegó con nitidez y detalle" su verdadero mensaje, pues su intención era referirse sólo a "un pequeño grupo de personas" que "ataca" su carrera y le insulta de manera "indiscriminada e independientemente de lo que diga y haga".

El actor recuerda, además, que al recibir el Oscar expresó su "verdadero y profundo sentir" hacia su gente, su país y su idioma. Por eso, dice sentirse "dolido" por que alguien pueda pensar que ha hecho "semejante agravio" a la población española, por la que sólo siente "respeto, admiración y agradecimiento".

Madrid, el "mundo real" 

En la entrevista con la mencionada publicación, Bardem incidía en que Madrid sigue siendo su hogar, "el mundo real", a diferencia de Hollywood: "Después de los Óscar volví a Madrid, donde resido. Quería volver al mundo real. Después de algo como los premios, has cambiado un poco, pero todos a tu alrededor han cambiado enormemente".

"Tienes que recuperarlos", explicaba. "Tienes que demostrar que eres el mismo tipo tonto, limitado, que antes y no alguna especie de chico dorado", pues actor puede perfectamente ponerse "un sombrero y gafas de sol y pasar por doquier".

Precisamente a sus encontronazos con la prensa se refirió Bardem en la misma entrevista, al considerar que hay preguntas que "invaden la intimidad. No entiendo por qué la gente necesita saber detalles personales de las vidas de otras personas. Está fuera de control. Para muchos, la prensa ahora es el enemigo."