Archivo de Público
Lunes, 8 de Septiembre de 2008

Más de 100 efectivos velarán por la seguridad hasta que se recupere la "convivencia habitual" en Roquetas del Mar

Las autoridades pretenden conseguir "una imagen absoluta de seguridad y determinación"

EP ·08/09/2008 - 21:02h

EFE - Miembros de la Guardia Civil dispersan a los grupos de inmigrantes en el barrio de las '200 viviendas' de Roquetas de Mar.

Un dispositivo más fuerte que el desplegado en la noche del domingo, con más de 100 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil estará presente en la barriada de las '200 viviendas' de Roquetas de Mar (Almería). La seguridad se intensificará de esta manera hasta que el municipio recupere la "conviencia habitual" tras los incidentes desencadenados por el apuñalamiento mortal del joven senegalés Ousmane Kote , de 28 años, que falleció cuando trató de mediar en una pelea.

Así lo anunció a los periodistas tras la junta local de seguridad celebrada en el Ayuntamiento roquetero el subdelegado del Gobierno en Almería, Miguel Corpas, quien precisó que el despliegue policial continuará durante la noche de hoy y la de mañana, incluso con el uso del helicóptero, y durante todo el tiempo "que sea necesario", de manera que se trasladará "una imagen absoluta de seguridad y determinación" a la hora de disuadir a aquellas personas que pretendan ocasionar disturbios.

En esta línea, el subdelegado hizo un llamamiento a todos los colectivos, que se "comprometieron" a colaborar con las autoridades, para que no se produzcan nuevos incidentes y que dejen que la justicia clarifique los hechos y haga caer sobre el presunto homicida "todo el peso de la ley".

Por su parte, el alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat (PP), que participó en la junta local de seguridad junto a responsables de la Policía Local, Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía, se mostró "confiado" en que el colectivo inmigrante que se levantó durante las pasadas noches "se haya sosegado" y "haya comprendido" que hay que dejar trabajar a las fuerzas policiales y judiciales.

Retraso de la ambulancia 

En cuanto a la denuncia de asociaciones de africanos sobre el posible retraso de las autoridades y la ambulancia en llegar en la noche del pasado sábado a la calle Pedro Salinas de la barriada, donde se produjo el apuñalamiento del joven, tanto el subdelegado como el primer edil negaron este extremo y cifraron el tiempo de reacción en "pocos minutos", tras recibir la primera llamada de alerta a las 23,10 horas del sábado.

Según Amat, hubo incluso una ambulancia que no pudo entrar en las '200 viviendas' porque un grupo de personas cortó el paso y agredió al personal sanitario de una unidad que trató de acceder a la zona en la noche de ayer, a raíz de los disturbios originados por la muerte del joven que, al parecer, según baraja la investigación como una de las hipótesis principales, medió en una reyerta desencaenada cuando un ciudadano subsahariano, al que conocía, arrojó un cubo de agua al presunto homicida, que estaba haciendo "mucho ruido" en la calle.

Los detenidos, a disposición judicial 

El subdelegado del Gobierno confirmó además que ya han pasado a disposición judicial en Roquetas de Mar los ocho varones de origen subsahariano detenidos ayer por su participación en los disturbios registrados en la barriada, donde el acceso fue cortado a través de barricadas creadas con mobiliario urbano y dos bloques.

Los detenidos, a los que se les imputan desórdenes públicos, atentado y resistencia grave a los agentes de la autoridad, podrían además ser repatriados a sus países de origen si se encuentran en situación irregular en España, ante lo que la Subdelegación elaboraría los correspondientes expedientes de expulsión.