Archivo de Público
Domingo, 7 de Septiembre de 2008

Una mujer ataca a los policías que habían detenido a su pareja por haberla golpeado

 La mujer acudió a la comisaría en la que se encontraba detenido su agresor, que ya ostentaba una orden de alejamiento

EFE ·07/09/2008 - 13:48h

Una mujer de 20 años ha sido detenida en Alicante por agredir a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía cuando custodiaban en la comisaría a su pareja, quien dos horas antes había sido arrestado por, presuntamente, golpear a esta mujer, con el agravante de hacerlo infringiendo una orden de alejamento.

Según la Policía Nacional, los hechos ocurrieron el pasado viernes a las 13 horas, cuando se recibió la llamada de un vecino advirtiendo de que escuchaba desde un bloque contiguo numerosos gritos de una mujer pidiendo auxilio, así como golpes, cristales rotos y caída de muebles.

Al llegar los agentes, un grupo de personas les indicaron que habían oído gritos de "no me pegues" procedentes del interior de la vivienda, por lo que llamaron al timbre y el hombre, J.L.C.S., de 23 años, les abrió en estado de excitación. Tras explicarle que querían hablar con la mujer, el hombre empujó a uno de los agentes y cerró la puerta, aunque ante la advertencia de que sería echada abajo si no volvía abrir, accedió a hacerlo.

Los policías observaron todo el salón revuelto con cristales en el suelo y muebles caídos, así como a una mujer en una esquina con arañazos y hematomas en hombros y brazos.

El hombre fue arrestado al hallar a la mujer en su domicilio, con arañazos y hematomas tras una fuerte pelea

Se identificó al presunto agresor y se comprobó que tenía una orden de alejamiento en vigor de su pareja, por lo que fue arrestado y trasladado a la comisaría acusado de los delitos de maltrato, quebrantamiento de orden de alejamiento y atentado a agente de la autoridad, mientras que se procedió a asistir a su pareja.

Dos horas y media después, sobre las 15.30 horas, la víctima acudió a la comisaría preguntando por su pareja y con un evidente estado de nervios, motivo este último por el que se solicitó una ambulancia para que la asistieran, pero cuando llegaron los facultaivos ella se negó a ser atendida.

En un momento dado vio a su pareja cuando era trasladado y custodiado por dos policías, y comenzó a gritar y agredió a los dos agentes, por lo que tuvo que ser reducida y detenida por otros policías.