Archivo de Público
Sábado, 6 de Septiembre de 2008

El mayor sindicato de Boeing va a la huelga

Reuters ·06/09/2008 - 12:17h

El mayor sindicato de Boeing, al que están adscritos 27.000 profesionales, comenzó el sábado una huelga después de que el fabricante de aviones no mejorara el convenio colectivo tras dos días de conversaciones de emergencia.

A medianoche, un grupo de más de 100 empleados se reunió cerca de la entrada de la fábrica de Boeing en Everett, Washington, pitando, haciendo sonar los cláxones y con piquetes mientras comenzaba el paro ante una escasa presencia policial.

"Pese a reunirnos hasta bien entrada la noche y durante el día, las conversaciones sobre los contratos con la compañía Boeing no han respondido a nuestras preocupaciones", dijo Tom Wroblewski, presidente de IAM en el área de Seattle en una carta a sus miembros. "Hay huelga", añadió.

La gran mayoría de los miembros de la Asociación Internacional de Maquinistas y Empleados Aerospaciales votaron en contra de la "mejor y última" oferta de Boeing el miércoles, pero pospusieron la huelga durante 48 horas para dar más tiempo a los negociadores.

Boeing y los negociadores de IAM, junto con mediadores federales, se reunieron en Orlando, Florida, en un último intento por forjar un acuerdo.

"En los últimos dos días, Boeing, el sindicato y el mediador federal trabajaron mucho para perseguir opciones que pudieran llevar a un acuerdo. Desgraciadamente las diferencias fueron demasiado grandes para cerrar un pacto", dijo Scott Carson, responsable de la unidad de aviones comerciales de Boeing, en un comunicado.

De momento no hay previstas más reuniones. Ambas partes dijeron que esperaban que la otra diera el primer paso.

El portavoz de Boeing Tim Healy dijo que la compañía estaba "abierta" a escuchar a IAM.

"Si la compañía quiere hablar, tienen mi número, pueden contactar conmigo en la línea de piquetes", dijo Wroblewski en un mensaje a los sindicalistas.

Boeing dijo que mantendría abiertas sus plantas, y que trabajadores de otros sindicatos y otros empleados no sindicados acudirían a la fábrica, pero las líneas de producción en sus gigantescas plantas de Everett y Renton, Washington, se pararán.

La compañía estudia despachar aviones que ya hayan salido de las líneas de producción, pero no realizará más labores de ensamblaje. Los aerolíneas tienden a no fiarse de los aparatos no producidos por trabajadores preparados.

Eso significa que no habrá producción de sus 737, 747, 767 y 777, y que la ya retrasada producción del 787 Dreamliner volverá a no cumplir los plazos de entrega.

Boeing, que logró un beneficio de 4.100 millones de dólares el año pasado y tiene un récord en sus libros de pedidos de aviones comerciales por valor de 275.000 millones de dólares, podría sobrevivir a una huelga corta. Los paros costarán a Boeing unos 100 millones de dólares en ingresos por día, según analistas de Wall Street.

/Por Bill Rigby y Laura Myers/