Archivo de Público
Jueves, 8 de Noviembre de 2007

La Comisión Europea no admite ayudas específicas de países al sector pesquero por la carestía del gasóleo

EFE ·08/11/2007 - 13:04h

EFE - Imagen de archivo de barcos amarrados en el puerto vizcaíno de Ondarroa.

Bruselas, 8 nov (EFECOM).- La Comisión Europea (CE) considera "incompatibles" con las reglas comunitarias que un Gobierno nacional conceda ayudas de forma general a su sector pesquero para compensarle por el encarecimiento del gasóleo, informó hoy la portavoz comunitaria de Pesca, Mireille Thom.

La portavoz comunitaria explicó en rueda de prensa que no es compatible con las normas de la UE otorgar apoyos generales "al funcionamiento" de la flota, entre los que incluyó una ayuda para paliar el aumento de costes de los pescadores como consecuencia del alza de los precios de los carburantes.

"El comisario europeo de Pesca, Joe Borg, no es partidario de reaccionar con subsidios (al alza de los carburantes), sino al problema de fondo que es la reestructuración de la flota", remarcó Thom.

Matizó que en otro contexto existen las llamadas "ayudas de salvamento" que los países pueden dar pero sólo para empresas pesqueras "declaradas en peligro" y agregó que estos apoyos se encaminarían a su reestructuración, por lo que no se ceñirían exclusivamente al apoyo por el precio del combustible.

La portavoz reaccionó así a las últimas informaciones del Gobierno de Francia, sobre las medidas de ayuda que proyecta aplicar para sus pescadores, en reacción al encarecimiento del gasóleo que usan los barcos.

Señaló que las declaraciones del Gobierno francés "apuntan a ayudas a los costes operativos" de las flotas y en general la CE considera que este tipo de compensaciones son incompatibles.

El ministro de Agricultura y Pesca francés, Michel Barnier, ha afirmado que varias opciones están abiertas y que la compensación no necesariamente se compensará en el precio de venta del pescado al consumidor.

La portavoz comunitaria señaló que la CE no conoce aún los detalles de la propuesta francesa, porque todavía no se le ha notificado pero indicó que si el Gobierno galo no quiere repercutir la medida en los precios finales del pescado, "esto apunta a que van a darse ayudas al funcionamiento, que no serían compatibles".

En relación a las llamadas ayudas de salvamento que los Gobiernos pueden conceder a la reestructuración, Thom remarcó que estarían permitidas en condiciones "muy precisas" e insistió en que serían para empresas pesqueras "en peligro".

Bruselas permite tales apoyos en forma de préstamos o garantías, que recibirán los pescadores durante seis meses; asimismo, contempla que pueda haber ayudas para modernizar los barcos, si esos apoyos no incrementan la capacidad de la flota.