Archivo de Público
Viernes, 5 de Septiembre de 2008

McCain acepta la nominación republicana en EEUU, promete empleos

Reuters ·05/09/2008 - 07:34h

Reuters - Sarah Palin hizo alarde de ser originaria de un pueblo pequeño y criticó al demócrata Barack Obama durante su discurso ante la Convención Republicana, ridiculizando sus críticas como las de alguien elitista que no entiende la vida cotidiana en Estados Unidos. En la imagen, Palin envía un beso a su familia durante su discurso en St. Paul, Minnesota, EEUU, el 3 de septiembre de 2008. REUTERS/ Damir Sagolj

El republicano John McCain se mostró el jueves como un reformista independiente, en un discurso en el que dijo que "el cambio está llegando" a Estados Unidos y prometió millones de empleos si lo eligen presidente, a través del desarrollo de nuevas fuentes de energía.

McCain aceptó la nominación presidencial de su partido, insistiendo en que puede realizar el tipo de cambio sobre el que habla el demócrata Barack Obama, en la Convención Nacional Republicana.

El senador por Arizona, de 72 años, con cicatrices por haber pasado cinco años y medio como prisionero de guerra en Vietnam, inició su campaña de dos meses para llegar a la Casa Blanca, una carrera en la que el favorito es Barack Obama, según las encuestas.

El candidato dijo que admira a Obama, pero que tienen grandes diferencias.

McCain, descrito por Obama y los demócratas como alguien similar al impopular presidente George W. Bush, intentó recobrar su imagen como un republicano disidente con la esperanza de atraer a votantes independientes que serían claves en esta elección.

Prometió que incorporaría a los demócratas e independientes a su Gobierno si gana.

"Yo no trabajo para un partido. Yo no trabajo para un grupo de interés. Yo no trabajo para mí mismo. Yo trabajo para ustedes", declaró.

La campaña de Obama rechazó su discurso.

"El amonestó a los 'viejos holgazanes' en Washington, pero ignoró el hecho de que ha sido parte de ese grupo durante 26 años, oponiéndose a soluciones para la cobertura de salud, energía y salud", dijo el portavoz de Obama Bill Burton.

McCain delineó un plan energético que dijo que daría independencia a Estados Unidos del petróleo extranjero.

"Esta gran causa nacional creará millones de nuevos empleos, muchos en industrias que serán el motor de nuestra futura prosperidad", afirmó.

Primero, dijo, habrá más perforaciones petroleras, una idea a la que se oponen los demócratas que creen que aumentar la producción de crudo en las costas pondría en riesgo el medio ambiente y no daría suficiente combustible para reducir el precio de la gasolina. Pero la idea es popular entre la mayoría de los estadounidenses.

"Perforaremos nuevos pozos en las costas, y lo haremos ahora", afirmó.

BIPARTIDISMO

Prometiendo una actitud bipartidista, McCain se quejó del "constante rencor partidista que nos impide resolver" los problemas de Estados Unidos.

"Una y otra vez, he trabajado con miembros de ambos partidos para resolver problemas que necesitan ser resueltos. Así es como voy a gobernar", declaró.

McCain también habló sobre la experiencia que lo definió, los cinco años y medio que pasó como prisionero de guerra en Vietnam, un período en el que dijo entendió cuán especial era su país.

"Lo amé porque no era sólo un lugar, sino una idea, una causa por la que valía la pena pelear. Nunca fui el mismo otra vez. Ya no era el hombre que le pertenecía a sí mismo. Era un hombre que le pertenecía a su país", declaró.

/Por Steve Holland/.*.