Archivo de Público
Jueves, 4 de Septiembre de 2008

Brasil rechaza patente de droga contra el sida de Gilead

Reuters ·04/09/2008 - 14:47h

Brasil rechazó un pedido de patente para el medicamento contra el sida Tenofovir del laboratorio estadounidense Gilead, lo que abre el camino para obtener versiones genéricas más baratas.

Una portavoz del Ministerio de Salud brasileño confirmó a Reuters el miércoles que la solicitud de patente para el medicamento fue negada.

La oficina de patentes del país emitió un comunicado el martes a última hora en el que anunció su decisión en base a la falta de inventiva tecnológica del producto.

Según el ministerio, el medicamento es utilizado por 31.300 pacientes en Brasil, totalizando un costo de 43,4 millones de dólares.

Hasta fin de este año, el gobierno estima que entre 35 y 37 mil pacientes estarán utilizando la droga en el país.

"La no concesión de la patente atiende a la legislación y al interés público, pues establece condiciones más favorables para comprar medicamentos de calidad por mejores precios", dijo la directora del Programa Nacional del Sida, Mariangela Simao, según un comunicado del ministerio.

Con la decisión, Brasil puede optar por la importación de medicamentos genéricos usando una cláusula de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que hace caso omiso de las patentes de drogas en nombre de la salud pública.

El grupo Médicos Sin Fronteras dijo que la decisión podría mejorar el acceso a medicamentos para el sida en el país y en otros países en desarrollo.

"Asegurar acceso más amplio al TDF (Tenofovir) es absolutamente crucial", dijo Tido von Schoen-Angerer, director ejecutivo de la Campaña por Acceso de la organización en un comunicado.

"En el pasado, la producción de Brasil de medicamentos ARV (antirretrovirales) ayudó a disminuir los precios de ARVs globalmente. Esperamos que esto ocurra nuevamente", agregó.

Según la organización, una versión genérica de Tenofovir producida en India y aprobada por la Organización Mundial de la Salud cuesta 158 dólares al año por persona, comparados a los cerca de 1.186 dólares cobrados por Gilead en Brasil.

En abril del 2007, Brasil soslayó por primera vez una patente con el objetivo de adquirir medicamentos más baratos para su programa contra el sida. El país declaró al antirretroviral Efavirenz, de Merck , de "interés público".

El mayor país de América Latina tiene un programa de prevención del sida elogiado internacionalmente y trata a los pacientes con antirretrovirales gratuitos.

Brasil suministra gratuitamente retrovirales a 185.000 pacientes, o un 95 por ciento del total de portadores del VIH que requieren tratamiento.

Se estima en 620.000 los casos de sida en Brasil, con un promedio anual de 32.000 nuevos infectados y 11.00 muertes derivadas de la enfermedad.